El día de ayer la tableta Motorola Xoom, una de las más esperadas de entre todas las que irán desembarcando en el mercado a lo largo de 2011, se puso a la venta en los Estados Unidos. Es la primera que llega con el sistema operativo de Google especialmente optimizado para este tipo de dispositivo, el llamado Android Honeycomb, lo que unido a su buen hardware ha provocado unas expectativas importantes y no son pocos los que están diciendo que estamos ante el primer rival del iPad con capacidad para bajarlo de su pedestal.

Pero yo y otros tantos no estamos de acuerdo con la afirmación; es más, en mi caso tengo serias dudas de que la Motorola Xoom vaya a conseguir cifras de ventas verdaderamente relevantes. ¿Y por qué? Pues básicamente por tres problemas que venía pensando desde hacía tiempo sobre los que parece hay unanimidad ya que se comentan en varias de las reseñas del tablet de Motorola que he leído hasta el momento.

El primer problema de Motorola Xoom, aunque sea un gran sistema operativo, es Android Honeycomb. Y lo es por que:

  • Uno, Google no permite a las tecnológicas personalizar la interfaz de Android 3.0 con lo que la Xoom se queda sin esa baza para competir (bueno, esto no tengo claro todavía si es más beneficioso que lo contrario)

  • Dos, y lo más importante, la oferta de aplicaciones Android adaptadas para tablets es inexistente --para iPad hay unas 30 mil-- y como sabemos son algo muy importante si hablamos de tabletas

El segundo problema de la Motorola Xoom es su precio, que aunque al final sale por menos de lo que se rumoreó, sigue siendo demasiado alto para un tablet que llega a un mercado en el que muy pronto se va a producir una explosión de ofertas entre las que habrá alguna de corte similar más barata.

Concretamente la Xoom llega en dos sabores; uno 3G+Wi-Fi de 32GB libre por 800 dólares (el iPad 3G+Wi-Fi de 32GB cuesta 729 dólares, lo que la mayoría ya considera el límite de lo razonable a pagar por un gadget de este tipo), y otro 3G de 32GB que solamente se puede comprar vía la operadora Verizon y cuesta 600 dólares con contrato de dos años asociado (el iPad Wi-Fi de 32GB cuesta 599 dólares, sin contrato con operadora).

Finalmente el último problema de la tableta de Motorola es que llega tarde. La segunda versión del iPad está a punto de presentarse, el cual prácticamente seguro superará a la Xoom en varios aspectos por menos precio y momento tras el que también se producirá un brutal boom mediático protagonizado por el dispositivo de Apple que alejará a Motorola Xoom de los medios con el consiguiente perjuicio a la tan vital promoción.

Dicho todo esto la pregunta del millón de dólares es si los puntos positivos de Motorola Xoom, que son muchos más que los negativos, serán suficiente para mitigar el problema de la falta de oferta de aplicaciones adaptadas a su pantalla, el precio alto para el mercado masivo y el impacto del iPad II. Como decía arriba no lo tengo claro por que aunque los problemas son pocos y los aciertos muchos, vemos que estamos ante tres serios y complicados.

Habrá que dejar pasar el tiempo para ver qué tal trata el mercado a la tableta Motorola Xoom. Personalmente, a pesar de los malos augurios, me gustaría que vendiera bastante ya que definitivamente Motorola ha hecho un buen trabajo, su tableta tiene nivel y de alguno de los tres problemas vitales no tienen la culpa (me refiero al de las aplicaciones. Google debería haber lanzado el SDK de Android Honeycomb antes, no hace dos días como han hecho).