El Kinect ha sido una revolución desde su día de lanzamiento. Quizás se haya convertido en uno de los periféricos más revolucionarios. En muy poco tiempo tuvo ventas increíbles y encontró un lugar en más de 2.5 millones de hogares alrededor del mundo.

Uno de los fenómenos que nos han parecido más interesantes alrededor del Kinect ha sido lo rápido que la comunidad hacker ha adoptado la tecnología y la ha hehco suya. A las pocas horas del lanzamiento Hector Marín anunciaba que ya tenía los drivers open source para el dispositivo y que no había tardado más de 8 horas en escribirlos.

A partir de ahí todo fue como una avalancha en la cual encontramos miles de aplicaciones que hacen uso de este dispositivo, cientos de hacks empezaron a verse por doquier. Se podría decir que Microsoft tenía esto previsto, ya que la "seguridad" que tenía el dispositivo era mínima, estaba hecho para ser hackeado. De hecho, al poco tiempo anunció que no perseguiría a los hackers del Kinect, un enfoque diametralmente opuesto al que ha tenido Sony al demandar a quienes habían hackeado la PS3.

Ahora Microsoft continúa con este mismo enfoque y ha decidido liberar un SDK de Kinect paraWindows, con el cual cualquier persona podrá desarrollar software que haga uso de este periferico.

En palabras de los chicos de Redmond:

Estará disponible está primavera como una descarga gratuita y le dará a los investigadores académicos y a los entusiastas acceso a piezas clave del sistema Kinect, como la tecnología de audio, interfaces para la programación del sistema y control directo sobre el sensor Kinect mismo.

Microsoft ha sabido jugar muy bien sus cartas. Al impulsar el desarrollo de software independiente que utilize esta plataforma está popularizándola y haciéndola más atractiva no sólo para los que la quieren adquirirla como un periférico para su consola, sino para aquellos desarrolladores ávidos de nueva tecnología que aunada a su creatividad podría dar productos bastante atractivos para más gente.

Las posibilidades son infinitas. El Kinect a demostrado su versatilidad y la capacidad de fascinar a chicos y grandes. Y por su parte Microsoft ha demostrado que adoptar políticas permisivas en cuanto al uso de sus dispositivos puede ser benéfico tanto para la comunidad de usuarios y desarrolladores como para la empresa.

¿Qué sigue? Probablemente encontremos más y más aplicaciones compatibles con Kinect y nos den una nueva dimensión de uso para este genial periférico. Muy bien por Microsoft.