#JuayDeRito es el último fenómeno de Twitter en México. La expresión proviene de una desafortunada entrevista que realizó el periodista Joaquín López Dóriga al actor Anthony Hopkins sobre su nueva película. El comunicador inició con la pregunta "¿por qué El Rito?". Desconcertado, Hopkins miró a su interlocutor, ya que el actor no habla español. Tras unos segundos de duda, López Dóriga reformuló con un "Why the rito?". Un meme había nacido.

El suceso, más allá de lo anecdótico, sirvió como otro pretexto más para que los espectadores se quejaran sobre el comunicador. Va el contexto: Joaquín López Dóriga es titular del noticiero nocturno de Televisa, uno de los más vistos en el país. López Dóriga es señalado como uno de los periodistas más alineados con el gobierno federal y muchos sectores lo consideran casi como un vocero no oficial. Por tanto, es uno de los blancos más frecuentes de las bromas (y quejas) por parte de los televidentes. El error de la entrevista denotó que el periodista no habla inglés de forma fluida, lo que disparó las burlas en Twitter, ya que parece inconcebible que un comunicador de tanta proyección no sea capaz de sostener una entrevista en ese idioma.

Los conductores de noticias en México están constantemente en el ojo del huracán. Existe un tremendo descontento con el contenido televisivo, por lo que cada error se maximiza. Recién corrió el hashtag #PreguntocomoLoret, en referencia a la entrevista casi inquisitorial que realizó el conductor Carlos Loret de Mola --titular del noticiero matutino de Televisa-- al artista Kalimba en torno a un caso de violación. El estilo agresivo de Loret de Mola fue parodiado hasta el cansancio.

En día y medio, los usuarios mexicanos han logrado promover a López Dóriga y a #JuayDeRito como trending topics mundiales. Debido a la proximidad que tiene México con Estados Unidos, el inglés forma parte del sincretismo cultural entre ambos países. Aunque no se considere como parte de la instrucción básica, si se asocia que una persona preparada tiene conocimientos en este idioma. En este caso, la burla apunta hacia esta falta de educación, maximizada porque López Dóriga es uno de los comunicadores con mayor proyección en el país.

Pero, en el fondo, la burla también deja entrever que la sociedad mexicana está hipersensibilizada a los errores de las figuras prominentes. El humor, en su calidad de liberación y emancipación, permite este juego en el que el televidente se empodera. Los trending topics humorísticos en México suelen compartir esa característica: actuar como una catarsis ante una situación que no se puede (o no se quiere) cambiar.

Y, en el fondo, quizá el tiro haya salido por la culata: en lugar de desprestigiar (más) al comunicador, tengo la sospecha de que sus índices de audiencia se habrán ido por los cielos el día de ayer. Twitter, como un espacio de reverberación de ideas, tiene ese tipo de efectos. Y, juay not?, también podríamos apostar que El Rito va a tener una muy buena recepción en la taquilla nacional.