El BRIC es un bloque económico que causa asombro y reconocimiento debido a su capacidad de independencia económica de Estados Unidos, sin embargo también debería causar asombro su terrible simpatía por la censura como mecanismo para evitar el disenso contra sus políticas.

De China no hay nada más que decir, pero recientemente este bloque ha dado muestras de penosos casos de censura relacionados a la crítica del gobierno. En Brasil el caso del blog Falha de S. Paulo inaguró una nueva era de censura digital en el país sudamericano. En Rusia la persecusión al colectivo de arte Voina ha llegado a las puertas de la Corte Europea de Justicia. India decide no quedarse atrás y presenta su enmienda a la ley de Información y Tecnología, la cual es simplemente legislación para legalizar la censura.

El proyecto para enmendar la ley hindú presenta graves problemas de acuerdo a un análisis del blog Medianama:

  • Definición de blogs y bloggers, sin considerar su naturaleza híbrida de generación y a la vez distribución de contenido
  • Un ISP puede notificar a usuarios de abstenerse de usar, subir, modificar, publicar, transmitir, actualizar, almacenar o compartir información que viola derechos de propiedad intelectual o bien; contenido dañino, amenazador, abusivo, difamatorio, objeccionable, vulgar, pornográfico, pedofílico, invade la privacidad de otros, difunde el odio, racista, promueve el lavado de dinero o comportamientos ilegales o que pueda causar inconveniencia o confusión acerca del origen de información de naturaleza ofensiva y peligrosa.
  • También puede ser bloqueado contenido que amenza la unidad, integridad, defensa, seguridad y soberanía de India, relaciones amistosas con otros estados, el orden público o incita a la comisión de ofensas, obstruye investigación o insulta a otras naciones.

Tengo algunos comentarios. Primero: debemos poner atención al hecho de que cada vez más la línea que separa la censura de la protección a los derechos de autor se desvanece. Segundo: ¿Con qué autoridad moral un gobierno con un índice altísimo de corrupción (similar al de México) decide qué es contenido objeccionable, inconveniente, ilegal y amenazador?. Tercero: el gobierno de India se ha contagiado del miedo que produce la transparencia que internet facilita.

La táctica que propone el gobierno hindú es atacar a los individuos y sus derechos vía legislación confundiendo, como todos los gobiernos miedosos, la diferencia fundamental entre transparencia (obligación del gobierno) y privacidad (derecho civil).

La forma en que India pretende controlar el contenido en la red no es por medio de un kill switch como sucedió en Egipto, sino por medio del control de los ISPs y la burocracia total. Las reglas que se proponen en caso de emergencia tienen la posibilidad de saltarse la burocracia y tomar una desición en 48 horas.

Los problemas de esta enmienda son parecidos a los que la Ley de Medios de Hungría pretendía legislar a principios de este año, donde se requería entre otras cosas, el registro de todos los medios, incluyéndo foros y blogs. Las medidas fueron consideradas por el Parlamento Europeo como una amenaza a los derechos fundamentales y generaron una controversia tal, que el gobierno húngaro de extrema derecha al mando de Victor Orbán fue recibido por los ministros europeos con una protesta contra la censura dentro del Parlamento. La presión ejercida - especialmente de la comisión al mando de Nelly Kroes - logró que Hungría aceptará modificar su ley de medios.

El autoritarismo disfrazado de ley no es una buena táctica en un país con 100 millones de usuarios de internet como India en donde millones de debates, opiniones e ideas parecen un excelente combustible para generar una verdadera democracia. Se tiene que ser muy míope o de plano tener mucho miedo de algo, para convertir esta cualidad en un combustible para alimentar el descontento. Es muy simple: la censura no es una opción para la sociedad de la información.

El proyecto de ley para regular el contenido de la web en India aparece en vísperas de un sospechoso bloqueo al dominio BlogSpot por parte de los principales ISPs en el país asiático, ante el cual Google no se ha pronunciado hasta el momento. Los blogs informan que esto puede ser parte de un ensayo de bloqueo sistemático a propósito de las nuevas reglas que se proponen.

La censura es la ley del miedo. ¿Shanti Shanti?