Por si no estuviese poco claro a estas alturas que la ofimática en la nube es el futuro, Google ha presentado una herramienta que va a darle un buen empujón a Google Docs y a seguirlo colocando como alternativa frente a Microsoft Office, se trata de Cloud Connect una herramienta que lo que permite es la posibilidad de integrar de manera transparente en la nube los documentos del primero en el segundo. Puede parecer trivial pero los que somos fieles usuarios de Docs, el mero hecho de poder usar un documento y que también lo puedan hacer de manera simultánea y en la nube los usuarios de Office es algo que llevábamos esperando bastante tiempo. En mi caso particular va a significar el poder hacer los trabajos de clase colaborativos sin tener que ir explicando que es eso de Google Docs (aunque ellos se lo pierden), simplemente se instala un plugin y listos.

Hace un tiempo dejé de instalar suites ofimáticas en mi ordenador, el principal responsable de que eso ocurriese es Google Docs. No tengo nada en contra de Microsoft Office, todo lo contrario, creo que es de las mejores piezas de hardware que ha creado Microsoft (paradójicamente creo que es incluso mejor que el propio Windows), incluso su versión para Mac me parece fantástica, lo mismo con la suite iWork de Apple. Pero es que las ventajas de trabajar en la nube creo que tienen al menos en mi caso particular demasiado peso como para ignorarlas tan fácilmente.

La herramienta básicamente lo que permite es trabajar con un documento en local, en Office, que esté permanentemente sincronizado con la versión online de Google Docs, además Google guarda todas las copias de los distintos usuarios estableciendo así un listado de versiones que puede ser muy útil en caso de que algo salga mal o en caso de que se pierda algún dato, del mismo modo y como es común en la mayoría de los sistemas colaborativos en la nube, cuando establecemos cambios en local porque en ese momento no disponemos de una conexión, posteriormente se nos pregunta cuáles son los cambios que deseamos conservar, si los locales o los de la nube. La importancia e Google Cloud Connect no radica en las posibilidades, que no son nada nuevo ni diferente a lo que habíamos visto hasta ahora sino en la posibilidad de integrar las que probablemente sean las dos suites ofimáticas más populares (con el permiso de iWork)

También el movimiento supone un duro varapalo a Microsoft y su Office que llega bastante tarde a todo el mundo del cloud computing y todavía no tiene, no de manera completamente funcional al menos, su particular proyecto de ofimática en la nube, Office 365, que se espera que esté listo para finales de año, cada vez somos más los que abandonamos la ofimática de escritorio para lanzarnos a la ofimática de navegador, si se me permite la expresión ¿Cuántos de vosotros habéis hecho el cambio?