Bueno, ya está, se acaba de aprobar la Ley Sinde, a mí ahora mismo se me pasan muchas cosas por la cabeza, algunas de ellas me las voy a callar y tal vez las cuente en otra ocasión cuando esté un poco más sereno, otras voy a decirlas en este post. Esta tarde se ha hecho muy popular en Twitter una imagen que recoge toda la operación que SinPeliculas, una cuenta que básicamente se dedica a demostrar lo inútil que es el despropósito Sinde, montó para demostrar cual es el verdadero problema del cine español. No es que esté descubriendo las Américas pero el auténtico, el genuino, real, original, y verdadero problema del cine español es que es malo de cojones, es que es tan malo que no le interesa a nadie.

¿Qué hicieron los chicos de SinPelículas para demostrarlo? Pues fácil, en la Operación Goya del pasado domingo se dedicaron a repartir panfletos con enlaces a todas las películas que estaban nominadas a un galardón, repartieron más de 400 panfletos por los aledaños del Palacio Real y la operación llegó hasta el mismísimo Carlos Bardem que no perdió la oportunidad para lloriquear un poco en su cuenta de Twitter. El único problema es que sólo algunos de esos links se correspondían con las películas a las que decían pertenecer (bastaba mirar el panfleto con un poco de detenimiento para darse cuenta que muchos de ellos eran repetidos) y eran en realidad de una película de los 90 y de la grabación de un partido de fútbol. Después de haber echado la caña, simplemente se sentaron a esperar a que se moviese el anzuelo, efectivamente, después más de 40.000 visitas a los enlaces alguien se daba cuenta del supuesto error.

O lo que es lo mismo, después de que 50.000 personas hayan visto una serie de enlaces a ninguna se le despertó el más mínimo impulso de bajar las películas, de traca. Pero de traca de la gorda, os recomiendo echar un vistazo a la serie de imágenes porque no tiene desperdicio (y mi más sincera enhorabuena a los chicos de Sinasterisco y Sinpelículas, que son unos máquinas), valga como única excusa que los links pertenecían a una imagen y no es tan sencillo copiar y pegar. Para llorar es también que la ganadora del Goya a mejor película haya sido 'Pa Negre', un filme que han visto cuatro gatos, de la que nadie había oído hablar hasta el otra día y que encima es otra (¡otra!) película más que habla de la posguerra, cosa más cansina oigan.

Hasta aquí los hechos, voy al tema que me lío, porque miren ustedes, yo creo que el otro día Álex de la Iglesia lo dejó bien claro cuando dijo que: 'Una película no es película hasta que alguien se sienta delante y la ve'. Y es que es una verdad como un piano, a mí todo el rollito gafapasta de 'voy a hacer una peli que sólo unos cuantos afortunados serán capaces de entender y apreciar' me parece fenomenal y estupendísimo pero luego, querido cineasta, no vengas lloriqueando y sorbiéndote el moco porque nadie la ve ¿No era ese precisamente su objetivo?

Sé que estoy partiendo del hecho de que en España se hace cine que luego nadie quiere ver, pero es que no puedo entenderlo de otra manera. No puedo entender que de todas las películas que se hacen en este bendito país (más que en EEUU si mal no recuerdo) pocas lleguen a recuperar la inversión inicial, en otros términos, hacer una película viene acompañado de pérdida de dinero, venga ya hombre. Se dice a menudo que el mejor premio de una película es que sea descargada muchas veces ¿por qué? Porque significa que gusta, que satisface al público, que es una buena película, que ha cumplido con su misión.

Las películas hay que hacerlas (en su mayoría y en el número más razonable de los casos) para ser vistas por la gran mayoría de las personas. El séptimo arte es probablemente y junto con la música la forma de expresión artística que más viva está en estos los tiempos que corremos, el cine nos hace reír, nos hace llorar, nos transporta a mundos, a sensaciones que no nos habíamos atrevido ni siquiera soñar, el cine pone las ideas creativas de otros en nuestra cabeza y hace que nos las creamos hasta tal punto que las experimentemos como nuestras, el cine es un invento fantástico, es una maravilla, la lástima es que nos haga llegar a extremos como este.

En España no se hace, por regla general (siempre están las honrosísimas excepciones) buen cine, ni siquiera se hace mal cine, en España se hace cine de mierda, cine por una panda de soplaflautas que viven del cuento y de la subvención pública (insisto que el que se de aquí por aludido es su problema) y lo siento mucho, pero si no lo digo reviento. ¿Quieren ustedes ver una película española que no me cabe la duda que será sublime? Pasen ustedes y vean El Cosmonauta, una película que desde su mera concepción nace escuchando al espectador, intentando, sin abandonar nunca la idea original creativa, darle lo que quiere, hacer que mientras se sienta a verla con un buen bol de palomitas, sea feliz.

Acabo con una imagen de Cinema Paradiso, una película que es una oda al cine en sí misma, quien la haya visto entenderá por qué. El cine está para verlo, es su razón de ser, si no aquí no hacemos nada. Y el problema del cine español es ese, que no lo ve nadie, lo más gracioso de todo esto es que la Ley Sinde está intentando restringir unas descargas de unas películas que, irónicamente y para empezar, nadie se ha bajado siquiera.