Desde sus orígenes, el cómic ha sido uno de los móviles preferidos de la denuncia. Las imágenes y las palabras se conjugan en una narrativa poderosa, que con el estilo adecuado, son capaces de transmitirnos miles de ideas, pensamientos y sensaciones. Muchos autores han aprovechado este potencial para delatar regímenes opresores, e incluso, inspirar a otros a la lucha. Entonces, ¿por qué no usar este lenguaje para hacer más accesibles los documentos de WikiLeaks?

A raíz de la filtración de cables diplomáticos, el diario The Atlantic ha hecho una recopilación de las historias más interesantes y peculiares, llamada The Cablegate Chronicles. Tomando esta antología como punto de partida, el ilustrador y diseñador Joe Alterio creó una serie de cómics para difundir, mediante sus dibujos, el contenido de una decena de documentos.

De este modo, el cómic puede servir como una forma de atraer a nuevos lectores a un tema que tiene relevancia global, animándoles a leer el contenido completo, así como buscar otra información que sirva como contexto. Un aplauso para el esfuerzo de Aleterio, y ojalá que él (y muchos más) se animen a continuar con esta labor.

A continuación, la colección completa para consultar: