WikiLeaks también tiene mucho qué decir acerca de los acontecimientos en Egipto. En su última filtración, un cable diplomático que data de noviembre de 2008, se expone que el Departamento de Estado habló con YouTube en 2007 sobre el retiro de varios vídeos de denuncia sobre abusos, publicados por bloggers egipcios. De acuerdo con el memorándum, el gobierno estadounidense solicitaba contactar a un tal Pablo en Google para restaurar los vídeos removidos. Se cree que la misiva iba dirigida a Pablo Chávez, consejero senior de políticas de la empresa.

Según el documento, el Departamento de Estado ya había charlado con la gente de YouTube en diciembre de 2007 para convencer al sitio web de restaurar unos vídeos de naturaleza similar que habían sido removidos. Aunque no se revela el nombre del involucrado, el cable argumenta que se trata de un blogger influyente y un activista de derechos humanos. "Queremos hacer todo lo posible para asistirlo en exponer los abusos de la policía", decía el texto.

El cable no revela por qué el vídeo fue retirado. Las hipótesis van desde una solicitud directa del gobierno egipcio hasta una aplicación estricta de los términos de servicio. YouTube señala que la violencia gráfica o gratuita no está permitida. Los vídeos en cuestión --uno de un policía sometiendo a un conductor de autobús, otra de alguien recibiendo un disparo, y uno de una mujer siendo maltratada-- podrían haber caído dentro de esta prohibición.

Al parecer, el cable surtió efecto, pues el contenido sí fue restaurado. Además, es probable que este acto haya ayudado a que YouTube instaurara una excepción tácita para mantener contenido violento alojado, siempre y cuando éste pueda ser usado como evidencia del casos de abuso a derechos humanos. Por ejemplo, el vídeo del policía sometiendo al conductor fue usado para un juicio contra los perpetradores.