A lo largo de estos últimos tiempos, lamentablemente, no han sido pocos los gobiernos que han aprobado o intentado aprobar nuevas legislaciones relacionadas con Internet completamente absurdas. Pues bien, a todas las barrabasadas ya conocidas (que si “ley Sinde” en España, “Hadopi” en Francia o “Resorte” en Venezuela) tenemos que sumar dos resoluciones publicadas por AGCOM, el organismo regulador italiano de las comunicaciones, dirigidas a sitios como YouTube.

Concretamente las mismas han sido bautizadas como N. 606/10/CONS y N. 607/10/CONS y cualquiera con dos dedos de frente y un conocimiento mínimo de la red de redes las considerará una estupidez ya que de forma resumida sirven para aplicarle a YouTube y servicios similares --por ejemplo Vimeo o Dailymotion-- una normativa muy parecida a la que regula los canales de televisión convencional.

Por ejemplo --agarraos, empieza lo bueno-- con la nueva legislación YouTube y similares tendrán que aplicar filtros según horarios para que los contenidos considerados no aptos para niños no se puedan ver a las horas en las que estos acceden normalmente a Internet. También tendrán que retirar aquellos contenidos que sean denunciados como difamatorios o parecidos en un plazo máximo de 48 horas. Rematando la jugada y contradiciendo de paso lo que los tribunales de media Europa han dejado claro en varias ocasiones, el nuevo marco regulatorio hace responsable a los proveedores del material que suban sus usuarios.

¿Es o no para ponerse a llorar? Estamos ante otra legislación absurda por ambigua y prácticamente irrealizable que demuestra nuevamente o bien el absoluto desconocimiento de los políticos italianos sobre Internet, o bien una gran ansia recaudatoria (al ser tratados los servicios comentados como cadenas de televisión tendrán que pagar nuevos impuestos y supongo también que el no cumplir con alguna de las nuevas “normas” se traducirá en multas económicas).

Vía: Bitelia