Otra vez más en las últimas horas Twitter está echando humo. ¿Por qué? Pues como muchos os estaréis imaginando la culpable no es otra que la “Ley Sinde” (o disposición final segunda) y la propuesta del abogado David Maeztu para modificar la comentada ley que muchísimos consideramos una aberración y contra la que muchos también vienen luchando con uñas y dientes desde que se conociera su existencia.

El caso es que tras toda la polémica que se vivió ayer en la red de microblogging al destaparse que David Maeztu había confeccionado por su cuenta y riesgo un documento para modificar la “Ley Sinde” (en el post “De la “Ley Sinde” a la “Ley Maeztu-De la Iglesia”; crónica de un desastre” tenéis todos los detalles), hoy Maeztu publicó el .pdf completo de su propuesta de modificación y el mismo ha reavivado el debate. Al parecer la versión completa de la propuesta de modificación de la disposición final segunda confeccionada por David Maeztu no fue liberada por él.

De forma resumida podemos decir que tras leer la propuesta completa, que podría llegar al Senado mañana en forma de enmienda para la “Ley Sinde”, no son pocos los que la están crucificando por considerarla incluso más perjudicial que la propia disposición final segunda. Por ejemplo David Bravo, conocido abogado especialista en P2P, propiedad intelectual y temas colindantes, comentaba que:

¿Soy el único que piensa que la modificación del 138 LPI propuesta por Maeztu se carga a los desarrolladores de software P2P entre otros?

Pero dejando de lado el tema leyes y las polémicas alrededor de la “Ley Sinde” y la “revisión Maeztu”, este último debate ha dejado claro que prácticamente todos sus participantes (incluido el propio David Maeztu) si que coinciden en dos cosas: que la solución al conflicto pasa por seguir debatiendo, y que dicho debate solamente se puede llevar en condiciones frenando la “Ley Sinde”.

Así que personalmente, y aunque se han dicho cosas similares unas cuantas veces, cierro con un mensaje claro y conciso a la clase política española: si la “Ley Sinde” o similares no se frenan perderéis una oportunidad histórica para solucionar un conflicto que ya se alarga demasiado. Hoy mas que nunca alcanzar el consenso respecto a propiedad intelectual, descargas, protección de derechos de autor y cuestiones relacionadas es posible y los debates en Twitter a los que estamos asistiendo en estos últimos días son la prueba irrefutable. En sus manos queda.

Imagen: Eneko