Mientras la humanidad entera sufre una crisis por entender qué es la privacidad y cómo protegerla, Niklas Roy mejor se decidió a fabricar una cortina robotizada que vigila y sigue a los transeúntes para proteger la vista de su estudio de los curiosos.

My little piece of privacy es una cortina inteligente, utiliza una cámara de vigilancia, motores y está programada en Processing. El código y los esquemas están disponibles en su sitio, por si te interesa construírte un poco de privacidad inteligente.

La cortina de Niklas es una buena metáfora de cómo muchas veces las soluciones exageradamente técnicas llevan a resultados que amplifican el problema.

Al parecer el sistema de privacidad de Roy atrae más atención que privacidad. FAIL. Afortunadamente para este artista berlinés, el absurdo no es ningún problema.

Nicklas Roy se describe a sí mismo como un inventor de cosas inútiles pero sin duda únicas, como lo son sus fuentes privadas para parques públicos. Su trabajo es una combinación de humor, nostalgia electrónica y DIY poco usual en el mundo del arte de los nuevos medios. Niklas además de crear objetos e instalaciones, imparte talleres en los cuales enseña electrónica e interviene el espacio público de forma colaborativa.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.