La Document Foundation anunció hoy la disponibilidad de la versión estable de LibreOffice 3.3. Así que después de semanas de espera y pruebas exhaustivas de los desarrolladores de la comunidad de LibreOffice, tenemos ante nosotros un hecho que marca el inicio de una nueva época para la ofimática de código abierto. ¿Por que?

  1. Porque OpenOffice.org es de Oracle, por lo que está el proyecto está sujeto a sus intereses --claro, nadie espera otra cosa-- que no necesariamente reflejan los de una comunidad abierta.

  2. Porque LibreOffice retoma la base de OpenOffice y desde allí emerge con nuevas características: las de una comunidad con otra visión, fuerza creativa e intereses cooperativos.

  3. Porque la competencia natural entre los proyectos perfeccionará cualquiera de las dos suites de oficina.

La Document Foundation es una organización abierta apoyada --no adueñada-- por empresas como Novell, Google, Red Hat y Canonical. En menos de 4 meses desde su puesta en marcha cumple su ambicioso objetivo y nos entrega una versión estable de LibreOffice como alternativa a OpenOffice.org. Un esfuerzo en el que iniciaron unos 20 desarrolladores y hoy suma una legión de más de 100. Esto es de por sí prometedor.

LibreOffice 3.3 permite importar y trabajar directamente con archivos SVG, mejora la usabilidad de su procesador de textos Writer y la hoja de cálculo Calc. Incluye además una buena cantidad de extensiones --créanme que pueden encontrar maravillas; una herencia de OpenOffice.org--, un instalador para Windows mejorado en su tamaño y facilidad de uso. Todas estas mejoras fueron solicitadas por la comunidad.

Personalmente espero un LibreOffice que evolucione como una excelente alternativa, ya no sólo en su respeto por lo estándares --en lo cual es ejemplar--, sino también en la calidad de su interfaz, la cual necesita ser rescatada de los años 90. A propósito de esto, les dejo con una maqueta para LibreOffice creada por Paulo Jose O. Amaro de DevianART. ¿Qué les parece?