Corría el año 2002 cuando la Unión Europea anunció la puesta en marcha del ambicioso proyecto Galileo, que para quien no sepa de qué va, es ni más ni menos que la respuesta europea al famosísimo hoy en día Global Positioning System (más conocido por sus siglas, GPS) creado y gestionado por el Ejército de los Estados Unidos. Hasta aquí todo bien, pero a lo dicho hay que añadir que el proyecto viene dando tumbos casi desde el momento en que arrancó y en las últimas horas acaba de recibir otro nuevo golpe como consecuencia de uno de los cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks.

Dicho cable, perteneciente a la última filtración de WikiLeaks, ha sido liberado por la publicación noruega Aftenpostet y en él se puede leer lo que opina sobre Galileo el CEO de la empresa OHB System (Berry Smutn) que es la que se está encargando de construir los primeros 14 satélites del futuro sistema global de navegación por satélite que nos ocupa. Concretamente esto dijo según el telegrama de WikiLeaks:

Creo que Galileo es una idea estúpida que sirve principalmente a intereses franceses. Un despilfarro de dinero público.

Estas declaraciones, que le han costado el puesto al CEO que nos ocupa aunque las negó categóricamente, han vuelto a desatar las dudas en torno al proyecto Galileo sobre el que planea una nube negra prácticamente desde el principio y especialmente desde el 2007, año en el que faltó un pelo para que todo se fuera al traste ya que las empresas adjudicatarias se echaron para atrás al considerar demasiado arriesgado subirse a un contrato de tanto dinero.

Y es que montar una red satelital desde cero barato, lo que se dice barato, no sale. En un primer momento la Unión Europea presupuestó 3.400 millones de euros y el objetivo era tener el sistema funcionando en el 2014, pero al final ni una cosa ni la otra. Ayer mismo Bruselas anunció por un lado que hasta el 2017 o 2020 no se podrá poner en marcha Galileo, y por el otro que para que la red pueda llegar a ser completamente autónoma y no un simple complemento al GPS, será necesario meter otros 1.900 millones de euros más.

Desgraciadamente, así están las cosas. ¿Veremos algún día la red de satélites europea Galileo en funcionamiento? Pues es complicado contestar a la cuestión ya que como vemos es mucho el dinero que los países miembros tienen que desembolsar. Personalmente creo que sí ya que Galileo es necesario para Europa y su industria (bueno, y por las simples ganas que tengo de creerlo).