Seguramente más de uno de nosotros ha oído hablar de teléfonos satelitales, pero esto es algo que lleva el término a otro nivel.

Una empresa del Reino Unido pretende lanzar un smartphone Android al espacio, el cual será usado para controlar un microsatélite de 30 centímetros de largo y tomar fotografías de la Tierra usando su cámara. Este proyecto será llevado a cabo este año por un equipo de la compañía Surrey Satellite Technology Limited (SSTL), en Guildford, Inglaterra. Ellos pretenden ver qué tan bien se desempeña un smartphone en uno de los ambientes más hostiles conocidos por el hombre.

Tal vez a muchos no les parezca sorprendente. Ya ha habido gente, a bordo de globos o cohetes caseros por ejemplo, que ha llevado teléfonos al espacio e incluso hemos sido testigos del lanzamiento de un iPhone fuera de las fronteras terrestres, pero lo que hace distinto al proyecto de SSTL es que por primera vez el móvil será parte funcional del hardware de un satélite. Los ingenieros de SSTL pretenden explorar las maneras en que los smartphones --que se han convertido en computadoras bastante poderosas-- se pueden integrar en los sistemas de los satélites modernos y si se puede controlar todas las funciones de un pequeño satélite con un teléfono.

La misión —conocida como STRaND-1, Surrey Training Research and Nanosatellite Demonstration— integrará un celular completo en el satélite; en otras palabras, no lo desarmarán y usarán sus piezas separadas. De hecho, mientras que la cámara integrada en el teléfono capturará imágenes de la Tierra, una segunda cámara dentro del satélite obtendrá imágenes de la pantalla del móvil siendo operado remotamente.

La idea parte un poco de que este tipo de móviles son paquetes que integran muchas tecnologías —como sensores, acelerómetros, GPS, Wi-Fi o cámaras— a un relativo bajo costo. “Usar tecnología de teléfonos móviles en satélites podría ahorrar mucho dinero y peso” afirma Shaun Kenyon, el director del proyecto en SSTL.

No se ha revelado el modelo del teléfono que será usado (¿quizás algo como el poderoso Motorola Atrix 4G?);  de entrada se dice que el elegido actuará como un respaldo al sistema de control del satélite, pero durante una parte de la misión será el smartphone el que controle todas las funciones del STRaND-1, incluída la navegación y sus propulsores de plasma. Otra de las ideas es también ver si el sistema operativo Android puede ser optimizado para el control del satélite.

Si esto funciona se desarrollarán aplicaciones y mods para el control de microsatélites mediante el software de Google, lo que lo haría algo más que un SO para móviles y tablets y lo podría llevar a la frontera final.

👇 Más en Hipertextual