Seguro que durante los últimos meses has escuchado o leído a alguna persona decir que el término internauta está siendo muy mal usado, esto es algo con lo que no puedo estar más de acuerdo. Este tipo de definiciones están bien para referirse a un determinado número de personas que usa alguna herramienta o realiza una labor determinada. Alguien podría decir que del mismo modo que los internautas son ciudadanos también lo son los camioneros, carniceros o políticos. Si, evidentemente son ciudadanos como tú y como yo, pero en esos casos no todo el mundo hace carrera política, no son carniceros o se dedican a conducir camiones por las carreteras. Sin embargo, según los últimos estudios más del 60% de los españoles usamos Internet, concretamente según Eurostat el 64% (PDF) y según Nielsen el casi el 63%, o lo que traducido en números son algo más de 29 millones de personas que hacen uso de Internet.

Seguro que el término internauta se podía usar de la misma manera que se usa cualquiera de los otros mencionados hace un par de décadas, incluso a comienzo del nuevo siglo cuando en este país el uso de Internet no estaba tan extendido podría seguir siendo una definición totalmente valida. Pero hoy señores, internautas somos todos, desde un cantante, actor o personaje público que usa la red para ponerse en contacto con sus seguidores, pasando por un periodista que usa incorrectamente la palabra internauta mientras usa la red tanto como cualquier otro o hasta alguien como una abuela a la que su nieto le ha enseñado como usar Google.

Probablemente haya personas que usen la palabra de forma impulsiva pero estoy seguro que otras personas lo que buscan es simple y llanamente minimizar el impacto que puede la referencia a un colectivo, que a simple vista llama la atención mucho menos que la palabra ciudadano. Una manera muy simple de quitarle transcendencia a algo:

Los internautas se manifiestan en contra de la ‘Ley Sinde’

Los ciudadanos se manifiestan en contra de la ‘Ley Sinde’

Seguramente si coges la portada de un periódico con estos dos titulares y se lo enseñas a la gente, lo más probable que pase en primera instancia es que de forma casi inconsciente el segundo titular le parezca algo más importante y serio, porque el término ciudadanos es mucho más global que el de internautas y con eso juegan algunos para devaluar el poder de las protestas que se realizan en Internet.

Y bien, quizá alguna persona pueda decir que internauta se usa para referirse precisamente a las protestas que se realizan en una estructura como es la de Internet o simplemente referirse a lo que hay en la red de redes. Tampoco me vale. No te tienes que sacar un carné para poder navegar en Internet, no es algo exclusivo de unos pocos y toda referencia que hagas a un colectivo tan grande usando dicho término será tan erróneo como que yo pueda decir que un Renault Clio puede volar de Madrid a Barcelona.

Como ninguno de nosotros necesitamos nada más especial que un ordenador (o cualquier otro dispositivo con determinada conectividad) y un par de pasos para estar dentro de Internet, por favor, hagan un uso racional de la palabra y tengan claro que cuando se refieren a los internautas, ya sea de forma positiva o negativa, se están refiriendo a sus amigos, colegas de trabajo, familiares, hijos e incluso a ustedes mismos.