Hace unas semanas nos hacíamos eco de un interesante proyecto que pretende universalizar las pruebas ETS a través de la telefonía móvil inteligente. Un chip que, impregnado con una muestra de saliva, orina o sangre del sujeto, transmita la información al smartphone. Software específico se encarga entonces de procesarla y desplegar resultados en menos de 15 minutos.

No es la primera vez que hablamos de cómo la tecnología, por encima de satisfacer nuestras necesidades geek, puede ayudar a mejorar la calidad de vida. A salvaguardarla en este caso, pues el avance al que nos referimos es tan apasionante como aquellas piernas biónicas que pretenden devolver la sonrisa a millones de inválidos en todo el mundo.

El proyecto en cuestión versa también en torno a un chip que permite diagnosticar de forma instantánea (en la propia consulta médica) cierto número de condicionantes cancerígenos.

El MicroActive chip (que así se llama) también es capaz de detectar determinadas enfermedades causadas por virus y bacterias. Resulta un laboratorio microscópico completo que puede resultar crucial en la diagnosis precoz de varios tipos de cáncer:

Este pequeño chip es capaz de llevar a cabo los mismos procesos que un gran laboratorio y no sólo mucho más rápido sino también de forma más precisa.

Hablan Liv Furuberg y Michal Mielnik, miembros del grupo SINTEF, responsable del proyecto:

El doctor sólo tiene que insertar la tarjeta en una pequeña máquina, añadir una muestra del paciente a través del receptáculo apropiado y esperar los resultados.

El chip es capaz de diagnosticar hasta ocho diferentes enfermedades a través del reconocimiento de una serie de biomarcadores presentes en la muestra de sangre, por ejemplo proteínas que deberían (o no) estar ahí, enzimas o fragmentos de ADN.

La clave del proceso reside en que el chip alberga determinados químicos en su correcta proporción, éstos se mezclan con la muestra del paciente, detectándose entonces la equidad o diferencias a través de un espectrofotómetro, empleado para vislumbrar los marcadores a través de la fluorescencia.

Los avances de SINTEF no acaban aquí ni mucho menos. Ya se encuentran trabajando en futuros chips que permitan, por ejemplo, el análisis proteínico para inflamaciones.

Vía: TGDaily

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.