En la tarde de ayer, como ya pasara en ocasiones anteriores con otros sitios o en general, el periodista Nacho Escolar (a quien tengo por un gran profesional, que quede meridianamente claro) publicó un post centrado en intentar dilucidar cuantos ingresos por publicidad genera mensualmente el popular sitio de descargas Series Yonkis, intento que en mi humilde opinión era bastante prescindible a la par que peligroso para el intenso debata sobre propiedad intelectual que se mantiene en España desde la aparición de la “Ley Sinde”. ¿Y por qué? os preguntareis. Pues por varias razones que intentaré explicar seguidamente.

De primeras tenemos que este tipo de artículo prácticamente siempre se basa en “cuentas de la abuela”. Es decir, en datos estimados, por lo que las conclusiones que se desprenden de ellos son medias verdades que como mucho únicamente proporcionan varias auténticas que se supone ya todos conocemos de sobra: por un lado que algunas páginas de descargas de contenidos tipo Series Yonkis generan importantes ingresos, otras no (puestos a elucubrar, la mayoría según la observación), y que en general la industralización de contenidos de forma ilegal es perjudicial y muy grave.

De segundas si nos fijamos algo muy parecido a esto último es justamente lo que hace la anquilosada industria del copyright. Introducir en el debate de propiedad intelectual contundentes datos estimados de pérdidas provocadas por páginas y tecnologías, las cuales posteriormente blanden a modo de espada con el objetivo de cercenar cualquier obstáculo que se les ponga por el medio (por ejemplo los jueces en el caso de España).

Por último --esto es lo más importante y perjudicial desde la óptica del que escribe-- los rimbombantes datos teóricos y estimaciones dadas por quien sea sobre ganancias y pérdidas generadas por la “industria pirata” solamente sirven para desvirtuar el debate de la propiedad intelectual. Los números son fáciles de asimilar y consiguen desviar la atención de las cuestiones realmente relevantes tales como por qué sitios web del estilo de Series Yonkis existen, dónde se encuentran las fallas de la industria cinematográfica y musical o cómo darles solución.

Y llegados hasta aquí termino con la conclusión que me gustaría le quedara perfectamente clara a todo el mundo que no es otra que la que se puede leer en el título de este post: la facturación de Series Yonkis o cualquier otra web no es lo importante sean las cifras lo abultadas que sean. Si queremos avanzar no nos podemos quedar en las obviedades. Nadie, ni los usuarios, ni los líderes de opinión, ni los actores políticos y de la industria.