Me parece increíble la persecución a la que se está sometiendo a WikiLeaks desde que se produjo la última filtración, propia de precisamente todo lo que esta organización está ayudando a revelar y poner en conocimiento de la opinión pública. Día tras día hemos conocido empresas que por uno u otro motivo han rechazado dar servicios a raíz de las filtraciones de los cables.

El primer movimiento de bloqueo a WikiLeaks vino de Tableau Software, la empresa de software libre para la visualización de datos eliminaba las opiniones de los gráficos sobre los cables y poco después admitieron que se debió a presiones del senador Joe Lieberman, quien apoyo que cualquier empresa terminase cualquier servicio a WikiLeaks al haber puesto la seguridad nacional y la vida de todo el mundo en peligro. También escuchamos amenazas a Julian Assange y a sus hijos según dijo el australiano en una entrevista en The Guardian.

Poco después vino otra empresa que cortaba el servicio a la organización y esa era Amazon, que cerraba el servicio porque dudan que la organización tuviera los derechos de todos los documentos que estaban alojado y además dudando de que estos editasen de forma correcta todos los documentos para no poner en peligro a las personas implicadas en los cables.

Pocas horas después fue EveryDNS.net, empresa encargada de la gestión de la resolución de los dominios de WikiLeaks la que decidió cortar el grifo, a consecuencia de ello y de la expulsión de Amazon la organización tuvo que buscar nuevos alojamientos y dominio, dando lugar a la aparición de gran cantidad de mirrors durante las sucesivas horas, a los cuales tu puedes sumar el tuyo si lo deseas.

La siguiente en unirse en este movimiento de censura contra WikiLeaks fue un conocido por otro conocido de Internet, PayPal. La empresa aseguraba que no pueden permitir un uso del servicio en actividades que instruya a participar en actividades ilegales, pero eso es algo que ningún juez ha señalado, como bien apuntan desde Denken Uber. La inmediata reacción por parte de los usuarios de Internet contra estas empresas fue la de convocar un boicot contra Amazon y PayPal por negar el servicio a WikiLeaks.

El banco suizo PostFinance fue el siguiente en sumarse y congelaron las cuentas de la organización, así como las personales de Julian Assange. El motivo fue que este dio información errónea al banco sobre su domicilio, dando una dirección errónea, aunque no del todo, porque lo que hizo el australiano fue dar la dirección de su abogados. Y las siguientes en unirse a esta persecución y acoso han sido VISA y MasterCard, los primeros han informado que suspenden las actividades mientras realizan investigaciones de si se realizan operaciones que incumplan sus reglas operativas. En el caso de MasterCard van un poco más allá y directamente prohíben las operaciones dando por hecho que se destinarán a realizar acciones ilegales.

Y todo esto en algo más de una semana, empresas y grandes corporaciones que se ponen a luchar contra una organización que ha destapado gran cantidad de secretos de algunos gobiernos. Posiblemente hayan recibido presiones por parte de la clase política o simplemente se trate de miedo a estos y que pueda perjudicar a sus negocios, en cualquier caso, estamos ante la muestra más clara de intento de censura que recuerdo. Porque además es algo sumamente descarado, frente a millones de personas que estamos en Internet siguiendo a diario todo este asunto.

Pero todavía hay quienes hacen las cosas de una forma más normal y tenemos el ejemplo en un ISP de Francia. Después de salir de Amazon la gente de WikiLeaks buscaron nuevos lugares para sus servidores y contrataron los servicios de OVH, recibiendo grandes críticas desde la clase política francesa. Los dueños de esta empresa actuaron de una forma bastante buena y pusieron el caso de manos de un juez, asegurando que si judicialmente no había problema por darle servicio a esta organización se iban a limitar a cumplir el contrato firmado y no cerrarían el servicio aunque tuvieran presiones políticas.

También ha habido y sigue habiendo sospechas de que Twitter este censurando WikiLeaks de sus listas, algo que ha sido desmentido por parte de la red social como os comentábamos hace unas horas. ¿Entonces a qué se debe que no esté WikiLeaks en los trending topics de Twitter? Principalmente al funcionamiento de su propio algoritmo, el cual destaca los temas que más están subiendo en un corto espacio de tiempo y en el caso de WikiLeaks y los cables no aplicaría, ya que desde hace más de una semana se viene hablando constantemente de ello.

Y si confiamos en la red social podría ser cierto ya que lo hemos visto hoy mismo con la detención de Julian Assange. Al poco tiempo de producirse ni WikiLeaks ni cablegate eran trending topics pero si lo ha sido Assange Arrested, una palabra clave completamente nueva y que se ha generado hoy.

En definitiva, este es un breve resumen de una historia bastante escandalosa y que podría parecer que ha sucedido en un espacio de tiempo más grande, sin embargo estamos hablando de poco más de siete días, en los que se han producido gran cantidad de reacciones en contra de WikiLeaks. Desde aquí, tenemos que apoyar de forma contundente a esta organización que ha estado revelando información tan preocupante sobre cómo funcionan muchos de los gobiernos.