Las direcciones de IP se están acabando y cada vez que se llega a una nueva cifra redonda, cada vez menor, de direcciones disponibles, el hecho vuelve a ser noticia. Y cada vez son más los clientes, protocolos y servicios que soportan IPv6. La explicación más simple es decir que IPv6 incorpora "más números" a la dirección y por ende son muchos más los espacios disponibles, pero eso no quiere decir mucho.

Lo cierto es que las actuales direcciones de IPv4 tienen 32 bits, en tanto las que vendrán tienen 128 bits. Esto quiere decir que no es "un número más grande", será un número mucho mayor, enorme. Y eso es bueno, muy bueno, pero aparentemente sobre todo para los spammers. Actualmente, una gran cantidad de generadores de spam son bloqueados, sea como spam o como malware, de acuerdo a la reputación de su IP.

Hay varios sitios que cumplen este servicio y, si bien el spam parece no ceder, imaginen lo que serían nuestras casillas de correo de no ser por ellos. El problema, para nosotros, es que justamente gracias al enorme rango de direcciones posibles, los spammers podrán ir cambiando periódicamente sus direcciones, sin ser detectados.

De acuerdo a John Levine, autor de varios libros y experto en la materia:

Si envías mil millones de mensajes por segundo, cada uno desde una dirección particular, llevaría mil años utilizar todas las direcciones.

Cada vez estamos más cerca de la migración, ya que indudablemente las direcciones de IPv4 se están agotando, pero es evidente que quedan todavía muchos agujeros.

Vía: PC Mag