Atentado a la privacidad para unos, adictivo juego para otros, Foursquare, el servicio de geolocalización por cuyo éxito pocos estaban dispuestos a poner la mano en el fuego, está a punto de alcanzar los cinco millones de usuarios. Su fórmula, casi un juego social de piques asegurados, ha sido plagiada por no pocos competidores, deseosos de monetizarla sin demasiada fortuna.

La llegada de Places a Facebook fue interpretada como la muerte de esta plataforma, pero todo pronóstico negativo erró y sigue más viva que nunca, popularizándose incluso en entornos militares donde su uso va a verse restringido por incompatibilidad estratégica. Places, de hecho, ha terminado siendo más una plataforma de adopción que un rival, lo que se ha traducido en un elevadísimo número de altas provenientes de la red social, dice el fundador de Foursquare, Dennis Crowley.

180.000 usuarios cada diez días, ese es el ritmo de crecimiento de esta red, que en 16 meses ha alcanzado los 100 millones de check-ins y cuenta ya incluso con su propia oficina en la costa este estadounidense. Pero quizás el mayor éxito de la empresa haya sido el que su hasta ahora principal competidor, Gowalla, haya terminado rindiéndose a la evidencia de una batalla perdida.

Gowalla, que hasta marzo tan sólo contaba con 150.000 usuarios activos, era consciente de precisar un movimiento inmediato y así ha sido: su versión 3.0 cambia radicalmente el enfoque al dejar de competir con sus alternativas. La red social pasa ahora a integrarlas, fomentado la interacción entre ellas y convirtiéndose así en la más grande plataforma de geolocalización disponible.

Facebook, Twitter, Tumblr y Foursquare son ahora las opciones que nos ofrece el servicio (además de sí mismo) para chequear nuestra ubicación. Con una simplificación general de concepto, basta entrar en la aplicación, pulsar un botón y dejar que ésta trate de detectar con exactitud el lugar donde nos encontramos. Esto supone que tan sólo dos pulsaciones nos separan del check-in universal.

Es más, también podremos consultar desde Gowalla los check-ins más recientes de nuestros amigos aún cuando éstos ni siquiera lo usen. La integración ha sido realmente cuidada, tanto es así que la base de datos de la app no sólo recoge sus propios lugares sino todos los registrados en Facebook, Twitter y Foursquare. Impresionante.

La pregunta es ¿por qué? ¿se está ratificando así el típico "si no puedes con tu enemigo, únete a él"? Sí en parte. Josh Williams, co-fundador de Gowalla explica que, aunque el diseño y la usabilidad de su criatura eran muy apreciados, a la hora de la verdad pocos hacían uso de ella por estar todos sus amigos en Facebook o Foursquare. Así, Williams ha eliminado la excusa: usar Gowalla está más justificado que nunca pues es aquí donde se unifican todas las ubicaciones y todas las plataformas con independencia de si nuestro círculo social usa el servicio o no.

Una curiosa adición a destacar: las redacción de mensajes para cualquiera de nuestros amigos. Notas (de las que se les avisa por mail) que éstos solo podrán leer si acuden al lugar desde el que han sido escritas y hacen check-in en él. No sé a vosotros, pero se nos ocurren ingeniosas posibilidades entre lo romántico y lo cómico.

Gowalla 3.0 ya está disponible en iPhone y llegará a Android, iPad y BlackBerry en unas semanas.

Vía: TechCrunch

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.