Sobre la importancia del sector del videojuego se ha escrito mucho y no vamos a aburrir más con aquello de que ya supera ampliamente al resto de industrias culturales. Es importante sin embargo entender la reciente evolución de dicho mercado. Qué mejor referente que las estadísticas estadounidenses, gran potencia en la materia por encima del imperio nipón, cuyos estudios comienzan a verse relegados en favor de los occidentales. Las figuras de la industria japonesa van perdiendo su motivación, entrando en un estado menopáusico que en su día argumentamos en nuestro rincón especializado.

La popularización de los shooters en tercera persona (carne de cañón para la mayoría de estudios norteamericanos y europeos) a costa de los tradicionales RPGs orientales, es otra clara muestra de la occidentalización comercial del sector. Si bien en Japón aún perviven costumbres jugables muy arraigadas (las mismas que han impedido a Microsoft hacerse un hueco por aquellos lares) el número de best-sellers desarrollados al otro lado del charco que copan los primeros puestos de sus listas de ventas, crece por momentos.

Se ha dicho además que el gasto navideño en eléctronica en EEUU podría alcanzar este año máximos históricos, lo que no hace sino ratificar la envidiable salud del videojuego, que copará buena parte de esas ventas. Tomemos en consideración el estudio de la consultora Newzoo y sorprendámonos ante números impensables, que aún con todo son inferiores para 2010 respecto a los registradas el pasado año.

La industria del videojuego movió la friolera de 25.000 millones de dólares en 2009, cifra que este año se vería rebajada a un gasto de 24.700 millones, fruto de la inversión de los más de 183.5 millones de consumidores que se estiman en el país (un 60% de la población estadounidense).

Cada uno de estos aficionados gasta una media de 138 dólares anuales en software y hardware, repartiéndose las ventas tal y como sigue respecto al año que acaba: 60% para consolas de sobremesa y portátiles, 19% para PC/Mac (crecen las descargas y bajan las compras físicas) y un nada desdeñable 6% para telefonía móvil (recordemos las optimistas previsiones de este mercado).

Irrumpen con fuerza los portales de juegos casuales (15%), las microtransacciones en MMOs (11%) y las redes sociales (6%) que aumentan sus cifras de forma significativa.

No cabe duda de que la distribución digital y los desarrollos simplificados a precio reducido comienzan a reinar, poniendo en peligro el modelo de las últimas décadas, donde los sistemas cerrados eran claros protagonistas.

Vía: 3DJuegos

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.