Ayer les conté que gracias a la presión del Gobierno norteamericano Amazon había bloqueado el acceso a sus servidores a WikiLeaks. Fue Joe Lieberman, senador a cargo del Comité de Seguridad quien anunció este acto de censura y tambien se ocupó más tarde de aclarar que no creía que fuese necesaria volver a hacer algo similar, ya que se había buscado dar un "mensaje". Pero...

El día de ayer una comañía pequeña de almacenamiento web, Tableau, eliminó de sus servidores toda una serie de gráficas interactivas que habían sido subidas por WikiLeaks. Luego les cuento más detalles, pero vamos ahora con el comunicado oficial de la empresa:

Entendemos que es un asunto sensible y queremos asegurar al público y nuestros usuarios que no es una decisión sencilla que hemos tomado a la ligera...

La decisión de eliminar la información de nuestros servidores es consecuencia del pedido público realizado por el Senador Joe Liberman, quien preside el Comité de Seguridad Nacional en el Senado.

Vamos a ver, ¿qué mostraban los gráficos, que representan una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos? No eran más que estadísticas del material liberado por WikiLeaks (número de documentos, país de origen, año, etc), creados por un periodista freelance inglés.

Esto ya es un abuso de poder impresionante. Repruebo completamente pero entiendo que no deseen que la información de WikiLeaks esté alojada en un servidor norteamericano. Ahora, llevar la presión a este punto me resulta simplemente increíble y es una muestra más de la actitud que suele tener Estados Unidos frente al mundo en cuestiones políticas y diplomáticas.

Lieberman parece haber puesto al Gobierno como víctima de un acto terrorista y apela al nacionalismo más burdo para que distintas empresas eliminen la información de WikiLeaks. Claro que no sólo apela al nacionalismo, Amazon no rompe un contrato por cuestiones "patrióticas". La cuestión es muy simple: una vez que quitas un servicio o rompes un contrato por presión gubernamental (bajo pretexto de "seguridad nacional", pero imaginen qué ocurriría, qué diría la prensa internacional si el "pedido" hubiese venido de parte de algún otro gobierno, digamos Latinoamericano o asiático) es un camino de ida, no hay vuelta atrás.

En otras épocas, eliminar la información de un determinado lugar (censurar) implicaba la eliminación de la fuente, no había manera de replicar los datos. Afortunadamente, hoy en día los servicios son incontables y el mayor problema al que nos podemos enfrentar (además de a los gobiernos de turno) es a los monopolios, como bien explicó Elías. De todos modos, no tenemos que dejarnos caer en la trampa y creer que porque es prácticamente imposible que una información, una vez publicada en internet sea eliminada del todo, no nos preocupemos ante la gravedad de los hechos que están sucediendo.

Actualización: Y la última muestra de estos ataques para censurar a esta organización se acaba de producir hace unos instantes cuando la compañía EveryDNS.net, que gestiona los servidores DNS que apuntan hacia los dominios de WikiLeaks han bloqueado la resolución de sus dominios. La página web sigue estando disponible, pero para ello es necesario entrar directamente a su dirección IP: http://46.59.1.2/

Actualización 2: WikiLeaks se muda a dominio suizo: http://wikileaks.ch/

Vía: Salon