Operation Paperstorm

Ya demostraron su postura, su convocatoria y su poder online mediante ataques varios. Ahora la entidad llamada Anonymous está convocando a sus flancos a cambiar táctica, y mostrar su apoyo a Wikileaks a través de carteles de propagandas pegados por todo el mundo.

La operación se denomina Paperstorm y es una propuesta mundial que se está organizando a partir de esta noche y durante todo el 18 de diciembre. En España parece estar juntando bastantes adeptos, ya se está difundiendo en varias redes sociales y sitios, como este que propone el "llamamiento a ciudadanos anónimos para colaborar en cualquier ciudad española", determina puntos de encuentro, y provee material gráfico para descargar e imprimir y salir por la noche a empapelar para que todo el mundo sepa lo que pasa. Se están programando convocatorias en numerosas ciudades (busca la tuya aquí, y el material gráfico se puede descargar en muchos idiomas diferentes.

Esta movida va más relacionada a la postura de la operación Leakspin sobre la que les contaba Elías hace unos días, que persigue publicar la información menos difundida, en vez de plantarse en contra de las organizaciones que no apoyaron a Wikileaks, como fue en un principio la creación que provocó los ataques a los sitios de MasterCard y Visa.

También se trata de una forma de salirse de su terreno online donde ya se han hecho de un nombre, y volverse más públicos (como entidad, no individualmente, porque ese no es el punto en este grupo de activistas) y repartir su mensaje por todos lados. También se están pasando a lo analógico, porque cada vez más son perseguidos por considerarse ilegales los ataques de DDos.

Tal vez así los que piensan que esta es una organización malvada de vándalos, se dejan de decir que esto es una ciberguerra y se dan cuenta que no es nada menos que el apoyo de la gente, como los han existido desde que los pueblos se lanzaron a manifestarse cuando algo no les gusta, de que Anonymous es la evolución de la turba iracunda, que canaliza su ira mediante las herramientas actuales, ya sea la informáticas (ataques DDos, comunicación viral) o las tradicionales, como una gran pegada de carteles.

Vía: El País