Antes de ayer les contamos que Wikileaks, tras los ataques de denegación de servicio sufridos, mudaría sus servidores a la nube, concretamente al servicio de Amazon. Al final de la entrada, David planteó una cuestión bastante interesante: "Amazon podría tener presiones por parte del gobierno de Estados Unidos para eliminar el sitio, algo que veremos si hacen porque es algo que les dejarían en muy mal lugar de cara a sus clientes". Digo, con toda la presión que está viviendo WikiLeaks, una cosa es tener los servidores distribuidos en una red p2p pero algo muy distinto es utilizar un servicio de una empresa norteamericana, ¿no creen?

Pues David tenía razón y la relación comercial duró mucho menos de lo que todos esperábamos. El día de ayer, durante gran parte del día el sitio de Wikileaks no estuvo en línea debido a que Amazon les bloqueó de manera definitiva el acceso a sus servidores. El anuncio, para colmo, no vino de parte de la compañía sino del Senador Joe Lieberman, según quien:

La decisión de Amazon de cortar el acceso a Wikileaks es la decisión correcta y debería representar un estándar para otras compañías que estén siendo utilizadas por Wikileaks para distribuir material obtenido ilegalmente.

Amazon no tiene absolutamente nada que ver con el contenido alojado en sus servidores, pero tras el anuncio del Senador la empresa justificó su acciones aduciendo que Wikileaks había "violado los términos de uso". A ver, los términos incluyen cuestiones como dañar a usuarios u organizaciones o violar la integridad de una red o sistema de comunicaciones. ¿Pero en qué sentido ha hecho esto Wikileaks? Creo que la situación es ambigua, como mínimo, sobre todo teniendo en cuenta que nada de esto fue realizado el día de hoy, con el servicio de Amazon sino antes.

Por ahora Assange y compañía habrían vuelto a sus antiguos servidores en Suecia y no se sabe todavía si el Comité de Seguridad, presidido por Lieberman, tiene pensado llevar a cabo alguna nueva acción. De todos modos, el senador no cree que sea necesario ya que creen haber enviado un "mensaje a las otras compañías que puedan ser elegidas por Wikileaks". ¿El mensaje? Que sería "irresponsable hostear el sitio.

Pocas veces he visto una noticia crecer tanto como en el caso de Wikileaks, personas a las que les hablaba del sitio hace meses ahora me hablan fascinadas del tema, es primera plana en todos los periódicos y le dedican especiales en todos los noticieros. Pero hay varios problemas con la noticia, uno de ellos más bien paradójico, ya que los medios parecen estar prestando mucha más atención al hecho de que se hayan conseguido los documentos a que al contenido de los mismos, tratando la información como si fuese otra pelea más entre mediocres personajes televisivos.

Y en el proceso, estamos olvidando algo bastante relacionado con otro tema muy en boga por estos días, nada más y nada menos que la neutralidad en la red. La situación es muy clara, Wikileaks hasta ahora no ha violado ninguna ley y por lo tanto no hay ni un sólo motivo para denegarle el servicio y solicitar que no esté en línea. Pero la misma empresa que vende un manual de pedofilia considera que no es apropiado hostear a Wikileaks y el anuncio lo realiza un senador, en busca de dar un "mensaje". Señores, de qué estamos hablando, esto es presión ejercida desde el gobierno norteamericano a una importantísima empresa como Amazon con el fin de censurar a Wikileaks.

Vía: TPM