Hace una semana, el día 21 de diciembre, Internet en España bullía de forma incontrolada. La Ley Sinde o #Sindegate, como prefiráis, daba mucho de que hablar. Algunos miembros de la "cultura" soltaban sus lindezas y sus tonterías, si se me permite la expresión. Uno de los casos más sorprendentes, e indignante, era el de Alejandro Sanz con su artículo en El País que contestó de forma muy acertada Eduardo Arcos. En el otro polo del mundo de la "creación" está Alex de la Iglesia con su reunión con los "internautas".

Su postura es mucho más dialogante, que es justo lo que se necesita en este caso y en casi todos. Lo hemos visto en Twitter, en su cuenta ha discutido y ha respondido a muchos twitteros. Podemos decir que ha compartido estos días un sano debate con todos los que nos hemos asomado por su cuenta o le hemos followeado. Así que actitud no le falta, más bien le sobra.

La reunión con los internautas de la que vamos a hablar en este artículo es este jueves. Alex de la Iglesia ha dicho que como parte involucrada, quiere escuchar lo que otros tengan para decir. La idea principal es que se consiga proteger los derechos de autor de los artistas sin coartar la libertad de los ciudadanos y dando alternativas a una nueva forma de consumir los contenidos.

El encuentro será en la Academia de Cine y junto al director de Balada triste de trompeta estará también Eduardo Campoy, presidente de dicha Academia, y Pedro Pérez, presidente de la FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España ). Por la parte de los internautas irá Julio Alonso, fundador de Weblog S.L., Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas y David Maeztu, abogado especializado en propiedad intelectual.

Aunque quizás este punto último de los "internautas" habría que aclararlo un poco. Internautas, en general, es mucho hablar. Parece un adjetivo, pero en realidad es mucho menos. ¿Quién no utiliza hoy en día Internet? Internautas somos todos (o casi todos), simplemente somos ciudadanos.

Creo que es buena idea discutir, conversar e incluso llegar a puntos en común. Podemos estar poco o nada de acuerdo con el cineasta pero no se le puede negar una actitud democrática y muy abierta. El tema de la propiedad intelectual nos afecta a todos, porque también todos somos creadores desde que internet hizo posible que fuese muy facil para muchas personas publicar nuestras obras sin una productora o empresa editorial detrás.

Alex de la Iglesia ha visto que la mejor forma de sacar esto adelante es consensuándolo. Discutiéndolo todo. El jueves es el día elegido en el que conversará con algunos "internautas" que él ha elegido. Entonces... ¿Cómo debemos interpretar esta "reunión"? ¿Se puede llegar a un acuerdo? ¿Es más bien una pantomima? ¿Tiene sentido? ¿Los interlocutores son válidos?

Yo sinceramente creo que lo primero son las libertades individuales que no tienen discusión en una democracia y que deben ser garantizadas en todos los ámbitos. Más tarde vienen todos los debates sobre propiedad intelectual y lo que se quiera. Una buena forma de empezar es debatir de verdad. Pero lo primero, sigue siendo lo primero. ¿Vosotros qué pensáis?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.