En alguna ocasión ya os hemos hablado aquí de NFC (Near Field Communication por sus siglas en inglés) un protocolo de comunicación inalámbrica que puede ser el futuro de los sistemas de pago, sustituyendo de forma gradual los pagos mediante el plástico: las tarjetas de débito y crédito.

Para los que no conozcan este sistema una breve explicación, que junto a la imagen de la derecha ayudará a entender el funcionamiento su funcionamiento: se trata de un sistema de comunicación entre dos dispositivos que permite tener una comunicación de datos, con dos modo, uno activo en el que ambos dispositivos generan una posible comunicación en la banda de los 13,56 MHz o el pasivo, donde es uno de los dispositivos el que inicia la comunicación y el secundario es el que responde. Gracias a este a NFC se pueden realizar los pagos de las compras mediante nuevos teléfono móvil, que a partir del próximo año vendrán preparados para este tipo de transacciones, aunque el primero ya está en el mercado: el Nexus S de Google.

Este sistema ya se usa en algunos países, siendo el más extendido en Japón, aunque como comenté hace unas semanas en algunos países de Europa ya lo están usando para el pago en las máquinas de refrescos. Pero la realidad es que no debe quedar ahí y si quiere haber un futuro próspero para este sistema su implantación debe ser significativa en el mercado de los smartphones, con un camino que comenzará el año que según un estudio realizado por iSuppli en 2014 la cifra de dispositivos con NFC será de algo más de 220 millones, lo que hace un 14% de todos los teléfonos móviles del planeta.

Eso será dentro de unos tres años, pero creo que el primer gran examen y que condicionará si dichas previsiones se cumplen o se mejoran tendrá lugar en 2011. Además del Nexus S ya hay grande fabricantes que han confirmado que sus teléfonos llevarán NFC, como es el caso de Apple, RIM o Nokia, al que seguro hay que sumar alguno más. Por lo tanto, si las previsiones de venta se cumplen en el primer año podríamos estar hablando de un cambio en la forma de pago electrónico. Pero el despliegue también tiene que ir por parte de los comercios, que tendrán que adecuar sus métodos de pago para este sistema, algo que puede no ser difícil si todos ponen de su parte. En el caso de Estados Unidos han creado Isis, donde se agrupan las principales operadoras de dicho país.

Además de todo esto también hay que tener en cuenta una parte más importante: la implantación de los hábitos de los consumidores. Si el sistema no es sencillo y da más complicaciones que sacar una tarjeta de crédito y dársela a la dependienta, tenemos un primer problema. Sea como fuere, creo que son más las ventajas que desventajas de este sistema.

Vía: Gizmovil

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.