Hablar de Flash es, cuanto menos... espinoso, después de que Jobs con la histórica presentación del iPad (sí, venga, tiraros sobre mí, pero dentro de unos años la veremos como lo que fue, una presentación histórica que cambió el futuro de los ordenadores personales enfocándolos en los tablets y mandó a Flash directamente al cementerio) le diese un puñetazo muy bien encajado a Adobe y le allanase el camino de qué manera a un incipiente HTML5, han cambiado muchísimas cosas que merece la pena que repasemos.

Y es que Adobe Flash no debe morir, al menos no el sentido estricto de la palabra, está bien para algunas cosas (juegos, por ejemplo, algún programa sencillo...) pero no debe ser usado absolutamente para todo, como se viene haciendo. Ya hemos hablado por aquí de las múltiples ventajas de HTML5, de lo increíblemente potente que es y algún que otro motivo de por qué supone indudablemente el futuro. Hoy toca hablar de otro más.

Resulta que el nuevo MacBook Air, del que se comentó y se criticó que no traía el plugin de Adobe Flash por defecto, tiene dos horas de batería menos sólo con tenerlo instalado, o lo que es lo mismo, se reduce la batería en un 33%. Me parece lo suficientemente significativo como para tenerlo en cuenta ¿o no? Por eso, cuando se discute y se debate sobre si por ejempo los smartphones deberían soportarlo estamos exactamente en las mismas. Esto no una cuestión de fanboys de Apple que aplauden todo lo que dice Jobs, ni de fandroids echándoselo en cara, no seamos infantiles por favor, se trata de hechos, de datos sólidos, de evidencias que no hacen otra cosa que sugerir que deberíamos deshacernos de Flash de una vez por todas.

Y es que ya no es sólo Apple, también hablamos de cómo Internet Explorer 9, el navegador de Microsoft, soporta HTML5 mejor que nadie, ahí es nada, incluso la compañía está apostando más fuerte por este último que por Silverlight. HTML5 te podrá gustar más o menos, le podrás tener más o menos cariños, pero hay que dejarse de tonterías, es el futuro, y Flash no, Flash no debería haber sido ni el presente. Deberíamos procurar dar el paso de una vez por todas y abandonar algo que no se merece el adjetivo de obsoleto, simplemente se usa para cosas en las que hay otras alternativas mucho mejores. Tampoco es tan grave ¿O sí?