Hace un par de semanas les comentaba sobre los siete tipos de usuario que, desde mi perspectiva, no deben faltar en tu Twitter. Ahora me pongo del otro lado: ¿cuáles son los que debemos evitar? Sé que es un tema espinoso, pues a mucha gente le duele en el ego cuando decides dejar de seguirla. Pero es una realidad: no todos caben en un timeline funcional. Así que si de pronto quieres hacer una limpia de contactos, acá van mis seis tipos de usuario cuya permanencia deberías reconsiderar:

1. Populistas

Modus operandi: El populista es un usuario que gana seguidores a través de darle a la gente lo que quiere. Suele ser quejumbroso de la situación de su país, tirarle con todo a su gobierno, y rara vez sostiene una postura definida. Va donde lo lleva la marea: simpatiza con sus seguidores mediante un mecanismo de catarsis colectiva. Es criticón, pero casi nunca sostiene algún argumento que soporte su reclamo. Maneja la queja sistemática y no está conforme con nada.

2. Sindicadores

Modus operandi: Sus actualizaciones se reducen, básicamente, a la canción que están escuchando en ese momento, al último vídeo que visitaron en YouTube, o a su entrada más reciente en su blog. Se caracterizan porque utilizan Twitter como un medio de difusión unilateral. Rara vez contestan algún reply -- y algunos ni siquiera publican contenido propio. Si en su perfil ves una alta concentración de tweets sindicados, mejor aléjate.

3. RTs compulsivos

Modus operandi: No escribe, retuitea. Prácticamente todo el contenido que ofrece es una antología de los mejores tweets de otros usuarios. Peor cuando resulta un admirador de las citas famosas, de las frases de la abuela, de la inspiración instantánea y demás lugares comunes. Otra variación de este especímen es el que contesta todo con un RT manual. Estos usuarios contaminan mucho el timeline, así que es recomendable evitarlos.

4. Adictos al hashtag

Modus operandi: Los hashtags son lo mejor y lo peor que le pasó a Twitter. Por una parte, son muy útiles para recopilar información; y bien usados, pueden servir como un elemento metalingüístico bastante interesante. Sin embargo, hay usuarios que caen en el abuso, lo que resulta chocante de leer. #Sabesquedebesdejardeseguirinmediatamenteaunusuario cuando veas aberraciones de este tipo en un tweet.

5. Los tengo hambre

Modus operandi: Sus tweets son mayoremente irrelevantes. Así de simple. Sienten la necesidad de compartir con el mundo hasta el más mínimo detalle de su vida. Predominan en su contenido ejemplos como "Tengo hambre" o "Voy al baño". No necesitas anunciar cada movimiento que realizas. Estoy de acuerdo que hablar de tu día a día es una forma de desahogo, pero si parece que estás siguiendo a un generador automático de frases, es mejor buscarse otro contacto. No son malos, sólo aburridos.

6. Demasiada información

Modus operandi: Suelen subir contenido NSFW a Twitter sin avisar -- en algunos casos, imágenes o vídeos de ellos mismos. También tienen la costumbre de ventilar aspectos de la vida íntima de otros (especialmente, de antiguas parejas), o hacer comentarios escatológicos. Aunque acá depende del grado de tolerancia de cada quien a este tipo de temáticas, es muy desconcertante cuando le picas a un enlace y te sale la foto de un desconocido en poses sugerentes. En serio, no lo hagan.

Aún quedan más usuarios problemáticos en el tintero, como los que confunden Twitter con un chat, los petulantes que se la viven corrigiendo a los demás, los trolls de cabecera, entre muchos más. Cada quién tendrá su lista personal de usuarios que prefiere evitar. Si ustedes no caen dentro de esta tipología, ya saben que me pueden seguir en mi cuenta personal. Yo, de mi parte, les prometo evitar los seis vicios que nombré al inicio. ¿Ustedes qué le agregarían a esta lista?

👇 Más en Hipertextual