Sin lugar a dudas Kinect es el juguete del momento, habiendo logrado Microsoft acaparar la atención de todos los medios especializados (y no tanto, ya que gracias a la ingeniería inversa se abre un panorama interesantísimo para hackers y desarrolladores de todo el mundo). Pero Microsoft puede aprovechar el cambio de paradigma que representaría Kinect y quizás decida patear el teclado del ordenador. Y digo patear literalmente, ya que esta semana se le ha otorgado al gigante de Redmond una patente sobre tecnologías para controlar la PC mediante los pies.

Además de causar problemas de salud, la interfaz compuesta por el teclado tradicional y un ratón pueden llegar a ser poco prácticos en determinadas situaciones. Una madre con su hijo en brazos, por ejemplo, es incapaz de llevar a cabo tareas simples como revisar el correo.

Eso dice la patente y tiene razón, ¿pero los pies? La idea es que los usuarios puedan llevar a cabo tareas como la mencionada (revisar el correo) con determinados movimientos de los pies o pisar de cierta manera. Mucho no me llama la atención, sobre todo existiendo tan pocas especificaciones. Vamos, que no me parece muy cómodo ni práctico: incómodo, decides mover los pies y terminas abriendo el Outlook. Sí me parece mucho más interesante la posibilidad de integrar una tecnología similar con Kinect, ¿no creen?