Twitter se ha convertido en una zona de conversación interesantísimo donde altos directivos de empresas sumamente importantes, como operadoras telefónicas, tienen contacto más cercano con sus clientes o posibles clientes. También funciona muy bien como un canal de comunicación donde podemos conocer las opiniones y pensamientos de estas personas. Es informativo y fascinante, nos acerca un poco más y humaniza a las grandes corporaciones que habitualmente racionalizamos como impenetrables, impersonales y lejanas.

Justamente por eso he tenido oportunidad de observar opiniones y ser partícipe en discusiones donde también están directivos y personas relacionadas a las operadoras telefónicas españolas. A partir de esa experiencia, tengo una especie de wishlist a las operadoras telefónicas y sus responsables:

  1. No involucren los intereses particulares de la empresa en la discusión de la neutralidad en la red: es cortoplacista, y por muy atractivo que suena cobrar por accesos prioritarios en la red o poner "casetas de peaje" a Google, el hacerlo es como poner minas explosivas en el camino del desarrollo, de la libre información y de la innovación. A ustedes les conviene mucho que la información fluya de la forma más neutral y libre posible, porque el crecimiento a largo plazo será mucho mayor que un internet donde los accesos son "regulados" por unas pocas empresas. En caso que no estén de acuerdo, al menos eviten meter sus intereses económicos en una discusión pública entre los ciudadanos y su gobierno. No es momento.

  2. «No mires la paja en ojo ajeno...» Es divertidísimo criticar las malas prácticas de la competencia y olvidarnos de los inmensos problemas de la nuestra. No cuestiones la privacidad de Google cuando tu empresa vende bases de datos de usuarios a terceros para que luego hagan llamadas por nombre y apellido para spammearnos por meses y años. Enfócate en arreglar los problemas propios y darnos un mejor servicio.

  3. Escuchar, escuchar y escuchar: Twitter y otras redes sociales dan una maravillosa oportunidad de escuchar, sin filtros, sin dosificación, directo de la fuente, todos los problemas, carencias y necesidades de tus clientes. Creo que es momento de detenerse, sentarse y oir todo lo que tenemos que decir, encontrar los puntos claves de fallos y trabajar por arreglarlos y mejorarlos.

No me parecen pedidos descabellados, no es un gran manifiesto, no pretendo causar un super impacto en la sociedad con esta anotación, pero me parece que estamos en un momento clave en que es necesario aplicarlos.

Foto: Daniel Lobo

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.