Una de nuestras tablets destacadas del IFA 2010 fue la Folio 100 de Toshiba, equipada con una impresionante pantalla de 10 pulgadas, procesador Nvidia Tegra 2 a 1GHz, disco duro de 16GB, 256MB de memoria RAM y salida HDMI entre otras muchas características de excepción.

Parece que la entrada de Toshiba en el mercado de las tablets con Android no ha sido tan exitoso como se preveía, encontrándose además con un primer escollo de importancia en la comercialización de su dispositivo: la mayoría de distribuidores británicos han dejado de vender la tablet.

Dixons, Currys, PC World, todos están sacándola de sus estanterías al detectar numerosos problemas que motivan la devolución generalizada de la Folio 100 por parte de sus primerizos y ahora descontentos compradores. De hecho, la mayoría de comercios la han suprimido también de sus tiendas online, situando el stock restante en puntos de venta físicos a precios desorbitados (£999 - 1,178€) para evitar que los clientes se interesen siquiera por ella.

¿Qué fallos son tan relevantes como para desencadenar esta cuasi descatalogación? La ausencia del Android Market e incluso la principal baza de Android, su soporte Flash, que en este caso se encuentra ausente pese a integrar la versión 2.2 del sistema operativo móvil. También se han detectado faltas de respuesta y despertares aleatorios desde el modo en espera.

Pero no sólo fallos internos, sino de acabado han sido reportados: muchos usuarios se han quejado de la mala calidad de la pantalla y de la fragilidad del plástico que trata sin éxito de dar consistencia al conjunto.

Ante tales inconvenientes (inadmisibles en un producto de su coste) quienes no están devolviendo su Folio 100 a la tienda, se encuentran instalando firmwares propios que mejoren su funcionalidad y estabilidad.

Toshiba, por su parte, aún no ha dicho esta boca el mía, carencia comunicativa que puede terminar haciendo anecdótica su recién iniciada trayectoria en el mercado tablet. Parece que tenían razón quienes afirmaron que adquirir un tablet Android en 2010 es un movimiento arriesgado, especialmente estando las apuestas de LG y Motorola a la vuelta de la esquina y ya seguramente con una versión Android especialmente adaptada al potencial de estos aparatos.

Vía: Electronista