Hace una semana un hombre se gastó la friolera de 335.000 dólares en la compra de varias propiedades dentro del juego de rol masivo online Entropia Universe. La cifra supone un nuevo record en compras virtuales con dinero real, previamente ostentado por el mismo vendedor: Jon Jacobs, que en 2009 ya se embolsó 330.000 dólares con la venta de la Crystal Palace Station.

En esta ocasión Jacobs ha transferido un estadio, un club nocturno, un centro comercial y siete biodomes (virtuales) a Yan Panasjuk por semejante cantidad, lo que ha llevado a muchos a echarse las manos a la cabeza. ¿Por qué alguien querría invertir más de trescientos mil dólares en un montón de polígonos?

Cabe aclarar, eso sí, que en el juego de marras todo el dinero virtual puede cambiarse por real en cualquier momento, lo que no quita para que el despredenderse de tantísima liquidez de repente, sin recibir más a cambio que unas cuantas líneas gráficas de código, se antoje preocupante cuanto menos.

Forbes se ha interesado por el caso y ha decidido contactar al comprador (residente en Boston de 35 años, con toda una década dedicada al MMORPG) intrigada por sus motivaciones. Ésta ha sido la respuesta:

Cuando se inventó el cine todos fueron muy críticos diciendo que era una moda pasajera que nunca conseguiría generar ingresos en forma alguna. La última vez que lo comprobé Avatar había recaudado ya 2.700 millones de dólares en todo el mundo. Ejemplos más recientes se han dado con la MTV o Internet. Lo mismo ocurre con los universos virtuales, el siguiente paso lógico en el mundo del entretenimiento que, aunque tengan a muchos críticos a su alrededor, han llegado para quedarse.

Panasjuk suele pasar una media de 20 horas a la semana jugando, aunque tras esta grandiosa compra pretende vivir de ello, dejando su trabajo como programador de software y pasando de 40 a 60 horas semanales inmerso en Entropia Universe.

Las malas lenguas dicen que tras su poético discurso en defensa de esta clase de juegos se esconde una manera fácil de blanquear dinero o evadir impuestos...