El pasado 18 de octubre la publicación The Wall Street Journal destapó un nuevo caso de problemas de privacidad en Facebook. Concretamente afirmaron que multitud de aplicaciones de la red social y sus desarrolladores, entre las que se encontraban 10 de las más populares, habían compartido la ID única de muchos usuarios con empresas externas --depende del grado de privacidad configurado pero conociendo el ID de X usuario se puede conseguir desde el nombre hasta el correo electrónico o la edad--.

Las acusaciones fueron confirmadas por Facebook ipso facto, matizando que en la mayoría de los casos los desarrolladores de aplicaciones no habían tenido intención de transmitir la ID de los usuarios. Pues bien, ahora han reconocido que efectivamente varias empresas de las que tienen aplicaciones en Facebook vendieron datos de los usuarios de la citada red social a terceros y que:

Facebook nunca ha vendido ni venderá información de los usuarios. Tenemos tolerancia cero con los vendedores de datos porque socavan el valor que esperan los usuarios.

Finalmente también han comentado el escarmiento que le aplicarán a todas estas empresas que vendieron datos de los miembros de la red social a compañías publicitarias y de análisis de datos: suspenderán sus actividades durante seis meses y en el futuro se tendrán que someter a una auditoría por parte de la compañía para confirma que cumplen con las políticas de la misma.

No sé que pensará el resto, pero servidor opina que las medidas de castigo son insuficientes y no se ajustan a la afirmación de que tienen tolerancia cero. Facebook ha aclarado que las empresas que estaban haciendo dinero con los datos de los clientes de la red social son pequeñas así que, teniendo en cuenta lo perjudicial que es para la empresa este tipo de casos, no entiendo por qué no les vetan el acceso completamente.

Con eso conseguirían por un lado dar un ejemplo más contundente al resto de empresas de lo que las puede pasar si juegan con temas vitales para la compañía, y por el otro que los usuarios confiaran más en la red social y su directiva. Y para cerrar el post, ¿a vosotros no os parece un poco sospechoso que casualmente entre las empresas detectadas por las investigaciones de Facebook no haya ninguna medianamente potente? Quizás sea yo que tengo una mente algo enrevesada.