Señoras y señores, la NASA se ha vuelto a superar a sí misma. “¿Y qué han conseguido esta vez?” Pues algo que muchos veníamos esperando desde hacía tiempo: fotografiar el cometa Hartley 2 con un nivel de detalle realmente extraordinario.

El hito se produjo ayer mismo cuando la sonda Deep Impact, tras cinco años persiguiéndolo, sobrevoló el mentado cometa a menos de 700 kilómetros de distancia y 43.000 kilómetros por hora, momento en el que apuntó sus cámaras de alta resolución hacia él (más concretamente hacia el núcleo del cuerpo) y consiguió tomar las extraordinarias imágenes que podéis ver al final del post.

Ahora los científicos tendrán que estudiar detenidamente las imágenes las cuales, si todo va como se espera, nos proporcionarán jugosa información sobre interrogantes que el hombre se viene planteando desde hace muchos siglos, por ejemplo saber cómo pudo generarse la vida en nuestro planeta Tierra.