Las salas de cine se están poniendo cada vez más nerviosas ante el avance de la piratería. Para combatirla, se están poniendo algo creativos y a la vez bastante invasivos. Según comentan en Torrent Freak, los sistemas de detección son cada vez más sofisticados y en un futuro hasta servirían para detectar si a la gente le gusta o no la película que están viendo.

Desde detectores de metales hasta gafas de visión nocturna, en los cines de Estados Unidos ir al cine ya parece someterse a los controles de seguridad de los aeropuertos. Algunas salas ya usan los servicios de Aralia Systems, que consisten de rayos infrarrojos que detectan las cámaras presentes entre la audiencia y activan varias alarmas si se intentara filmar la pantalla para luego distribuir una copia de la película, forma de piratería bastante difundida (aunque yo no la entiendo, díganme ¿alguno baja esas copias? yo personalmente prefiero pagar la entrada de cine, o esperar a un lanzamiento más digno).

Hasta aquí nada tan terrible, hasta que les cuente los nuevos planes de esta compañía, que ha conseguido un subsidio del Machine Vision Lab de la University of the West of England (UWE) de más de 345 mil dólares para perfeccionar sus sistemas, sus planes:

Queremos concebir instrumentos que sean capaces de recolectar datos que puedan ser usados por los cines para monitorear las reacciones de las audiencias ante las películas y las publicidades para reunir información la atención y los movimientos de la audiencia

¡Si esto se vuelve una realidad creo que la piratería va a crecer! Ir al cine tiene sus pros y sus contras. Los pros son claros, los contras incluyen, a veces precios exagerados, tener que soportar en ocasiones audiencias ruidosas y desconsideradas (¡apaguen sus teléfonos y NO se manden textos, por favor!), ahora...si además de esto van a monitorearnos con cámaras y correr a contarles a sus encargados de marketing qué funciona y qué no, al menos en mí perderían un cliente. Prefiero esperar al DVD o (¡horror!) bajar la película.

Al parecer el proyecto es bastante ambicioso, porque pretenden "detectar las emociones del público", a través de cámaras 2D y 3D. No explican realmente cómo de esta forma van a saber lo que "sentimos" con la película, salvo obvias carcajadas en alguna comedia, o si nos levantamos y nos salimos de la sala si la película es muy mala.

Que quieran detectar alguien que se mete al cine a filmar la película me parece adecuado, están en su derecho ya que esa persona estaría rompiendo unas cuantas leyes. Pero que usen la experiencia de ir al cine como un gran focus group me parece llevar las cosas demasiado lejos. Ya tenemos bastante con toda la vigilancia que hay por todos lados, y toda la actividad online que se guarda nuestras preferencias con propósitos de marketing. Llevar esto al terreno físico y filmar a las personas bordea lo orwelliano preocupantemente. A menos que se informe debidamente antes de entrar a la sala, y podamos decidir si queremos o no someternos a este "beneficio para la industria", espero que no sea algo que prospere.

Vía: Slashdot | Foto: Emanuele