A cuadros me acabo de quedar damas y caballeros. ¿Y por qué? Pues porque los tentáculos de la que dicen es la mayor agencia de inteligencia del todo el mundo, la bautizada con el nombre de CIA, se extienden por Silicon Valley mucho más lejos y profundo de lo que pensaba.

Desde hace tiempo efectivamente sabía que la CIA había hecho sus pinitos en eso de invertir en alguna pequeña tecnológica a través de su fondo de capital riesgo In-Q-Tel, pero nunca imaginé que el asunto fuera verdaderamente serio hasta hoy que Uberbin.net y uno de sus posts me ha sacado de la inopia.

El post en cuestión se titula “Los 10 startups más interesantes financiados por la CIA” y en él se nos muestra justamente eso, 10 startups afincadas en el popular Valle del Silicio que han recibido inversiones de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Entre ellas encontramos de todos los tipos y colores, desde varias centradas en analizar el flujo de información que se genera en la red de redes, hasta otras capaces de geolocalizar personas utilizando datos de feeds RSS y tweets, pasando por algún estudio de desarrollado de videojuegos o incluso una que se supone posee tecnología para predecir futuros movimientos del mercado gracias al análisis de las “conexiones invisibles” entre personas y empresas.

Para rematar la jugada también me pasé por la Wikipedia y encontré varios datos más sobre In-Q-Tel que simplemente me quitaron el hipo. Por ejemplo los siguientes (copio y pego): En agosto de 2009, In-Q-Tel había examinado más de 7.000 planes de negocios, invertido en más de 150 empresas y entregado más de 240 soluciones tecnológicas para la United States Intelligence Community.

¿Solamente a mi me da miedo todo esto? Vale que no es ningún secreto que las fuerzas de seguridad de la mayoría de estados observan lo que hacemos en Internet, pero que la CIA también esté involucrada hasta el tuétano en el tejido empresarial tecnológico es algo completamente diferente y que puede tener nefastas consecuencias a todos los niveles. No sé, quizás solamente sea que estoy pecando de paranoico.