Como seguramente la mayoría de los lectores recordarán el pasado sábado 6 de noviembre la gente de Apple activó, sin que nadie lo esperara, su sistema de alquiler y venta de películas tanto en la iTunes Store española como en la mexicana, movimiento que claramente indicaba que la llegada del nuevo Apple TV a estas tierras era inminente.

Pues bien, en las últimas horas lo que todos esperábamos tras la comentada activación del servicio de alquiler y venta de pelis ha sucedido. En estos momentos ya se puede comprar el Apple TV en las tiendas físicas de Apple en Madrid y Barcelona y también vía la tienda online española y la mexicana de los de la manzana, pero sigamos.

En el caso de España el gadget sale por 119 euros y en México su precio si sitúa en los 1.499 pesos. Respecto a las características encontramos que viene con procesador Apple A4 de 1GHz, puerto Ethernet, HDMI, AirPost Extreme y micro-USB, Wi-Fi, pesa 0,27kg y mide 2,29 x 9,91 x 9,91cm --sí, esto ya lo sabíamos, era por refrescar la memoria un poco--.

Así que ya tenemos disponible el servicio de venta y alquiler de películas mediante iTunes Store España y México y también su compañero indiscutible, el nuevo Apple TV. Ahora la pregunta es si el dispositivo conseguirá despegar en ventas en ambos países, lo que personalmente creo que no sucederá o al menos no al principio y en la magnitud que a Apple le gustaría, y lo creo principalmente por estas razones:

  • Apple TV es demasiado cerrado, solamente soporta formatos muy concretos y se alimenta de una sola fuente, iTunes.
  • La fuente de la que se alimenta es deficiente en varios aspectos (aunque ahora que ha sido lanzado oficialmente el servicio varias de las carencias que comentaba el otro día se solucionaron).
  • Los precios de venta y alquiler, aunque es un tema muy subjetivo, para muchas personas son demasiado altos.

Dicho esto me gustaría añadir para terminar que esta predicción se refiere al corto plazo ya que si de aquí a unos meses Apple consigue aumentar el catálogo de películas disponibles, bajar precios a nivel general y lanzar un número constante y amplio de suculentas ofertas especiales (todo cosas factibles y probables), muy probablemente las ventas del nuevo Apple TV crecerán de forma significativa.