En el año 2002 Tim Wu escribió el artículo de 39 páginas llamado Network Neutrality, Broadband Discrimination. Allí se presentaron las primeras ideas alrededor del término que hoy todos conocemos como Neutralidad de Red. Hace un par de días el NY Times le realizó una entrevista estupenda a propósito de su libro más reciente, The Master Switch: The Rise and Fall of Information Empires, en el que analiza el historial de las algunas compañías que han monopolizado la información de su tiempo: ABC, NBC, AT&T, así como Facebook, Google... Y Apple.

Quiero destacar tres de las respuestas que Wu ofreció durante la entrevista y que son dignas de revisión y reflexión, sobre todo en los tiempos que vivimos.

¿Cuáles son las compañías a las que más temes? Justo ahora, tengo que decir Apple.

¿Por qué? ¿Qué tiene Apple que las demás no? ¿Se trata de su líder? ¿Tienen algo que ver sus correligionarios? Según Wu, Apple no permite prever si internet perdurará o si sólo se trata de un ciclo más en la historia de la tecnología. Pero sigamos con las otras preguntas para tener esto más claro.

¿Qué hay sobre Facebook? Pienso que Facebook está en la búsqueda de un mentor [...] Ahora mismo está escogiendo entre Apple y Google en esta gran guerra entre lo abierto y lo cerrado. Es posible que cualquiera que sea el lado que tome Facebook, en el futuro tendrá mucho que ver con cómo nos comunicamos.

Hace unas horas les contábamos del anuncio de Facebook Messages, el intento de la compañía de Zuckerberg por alternar con los otros gigantes de las comunicación en Internet, pero mediante una nueva vía, una más ligera que el correo electrónico tradicional. Así el objetivo de Facebook se hace aún más claro: liderar (¿dominar?) tecnológicamente la comunicación interpersonal.

Finalizando con las preguntas, de nuevo en relación con los de Cupertino:

¿Qué te preocupa de Apple? Como discuto en el libro, Steve Jobs tiene el carisma, la visión y el instinto de cada gran emperador de la información. El hombre que ayudó a crear la computadora personal hace 40 años es probablemente el principal candidato a exterminarla. Su visión tiene un atractivo que innegable, pero él quiere demasiado control.

El problema con Apple, o con cualquier empresa con pretensiones monopólicas, es el demasiado control. El caso particular de Jobs, dice Wu, semeja al de los grandes reformistas que frecuentemente terminan su carrera siendo cada vez más paranoicos y abusivos...

Hay un ciclo en el que los problemas se presentan cuando un gran líder siente su poder amenazado.

Personalmente, no tengo claro si Jobs tiene esa suerte de todopoder al que Wu teme. Hay otros líderes poderosos con otros intereses en la balanza --creo que no es necesario decir quiénes son--. Sin embargo, me siento cercano a esa concepción de las empresas tecnológicas como Estados y sus monopolios de información como despreciables dictaduras que reponden con violencia a los revolucionarios en turno. Y si esto no es cierto, debo decir que por lo menos es ideológicamente entretenido.