Si no tienen un iPhone 3G o 3Gs o un iPod Touch probablemente recuerden el alboroto por todo lo que se habló en la blogósfera hace unos meses, pero si tienen uno de estos dispositivos es un hecho que tienen muy presente el problema que representó la actualización a iOS 4 en cualquiera de ellos. Los usuarios de distintos productos de Apple están acostumbrados a que no pase nada malo con una actualización, pero la tan esperada mejora a la multitarea fue desastrosa. Los equipos quedaron prácticamente inutilizables, simples ladrillos.

En el sitio web de Apple hay una pequeña nota aclarando que no todas las mejoras están disponibles para todos los dispositivos: por ejemplo, actualicé mi iPod Touch pero no tengo multitarea. Ni mucho más que antes, a pesar de lo cual mi batería pasó a agotarse en menos de un día. Muchísimo se habló del tema, incluso en este mismo blog. Luego salió a la venta el iPhone 4 y, a pesar de un que otro problema con señal y la antena, aparentemente funciona muy pero muy pero muy bien.

Ahora, ¿qué sucede con los usuarios de los dispositivos anteriores, que actualizaron el sistema y no pueden ni quieren adquirir un iPhone 4? Pues así es que llega una nueva demanda a Apple, esta vez de la mano de Biana Wofford, ciudadana norteamericana que plantea que Apple decidió inutilizar su equipo a propósito, sugiriendo una actualización que lo inutilizaba, para promover las ventas del flamante iPhone 4.

De acuerdo a la demanda, Apple sabía de antemano los problemas que causaría la actualización, provocando que "el equipo se convirtiera en poco más que una roca" para favorecer las ventas de un nuevo teléfono. Además, se establece también en la demanda la dificultad que representa volver a atrás en una actualización de iOS. Y vaya si es difícil para un usuario común. De acuerdo a Wofford:

Aunque Apple es conocedora de miles de quejas de dueños de iPhone 3G/3GS, no permite que estos descarguen y reinstalen versiones anteriores del sistema operativo sin recurrir a prácticas de "hacker" que violan la garantía de Apple.

La demandante puede no saber nada de tecnología, pero si lo piensan es cierto: en mi caso le hice jailbreak a mi iPod justamente para solucionar el problema de la actualización. Y hacer jailbreak no es lo mismo que rootear un Android: podrá ser legar en algunas partes del mundo, pero se pierde la garantía. Y perder la garantía de un equipo tan caro... Por otra parte, la defensa de Apple será muy fuerte y argumentará, seguramente y entre otras cosas que ellos no obligaron a nadie a actualizar. Y claro que también tienen razón!

A ver: marketing, algo de publicidad engañosa, verdadera inutilización del equipo y ninguna solución ante el lanzamiento de un nuevo producto... Creo que la demandada tiene razón al presentar su reclamo, pero de allí a que Apple deba responder legalmente hay un salto demasiado grande, ¿no creen? Soy un verdadero fanático del marketing de Apple, pero creo que en este caso fueron muy lejos y pasaron un límite. Ahora, ¿deberían responder ante la Justicia por ello?

Vía: ArsTechnica