En los últimos meses los de Google han puesto en marcha varias iniciativas con el principal objetivo de conseguir una WWW más ligera y rápida. Por ejemplo lanzaron una extensión para Firefox que permite evaluar a los desarrolladores qué tan bien se desempeñan sus sitios web y les proporciona sugerencias de cómo mejorarlos u otro pluging para Chrome similar al anterior solo que ideado para detectar problemas de rendimiento en aplicaciones web. Ciertamente estas y otras herramientas de Google están sirviendo para que los desarrolladores puedan reducir los tiempos de carga de los sitios web, pero a los de Mountain View todavía les faltaba meterse a mejorar uno de los componentes de todas las páginas web que más afectan su desempeño: las imágenes.

Justamente eso es lo que acaban de hacer en las últimas horas. Concretamente han presentado un nuevo formato de imagen, WebP, que según las pruebas mostradas por la propia compañía es capaz de reducir en mucho el peso de las imágenes comprimidas en JPEG - el formato de imagen más extendido de la actualidad - sin perder un ápice de calidad (por lo menos a simple vista no se nota nada como podéis comprobar en la imagen que acompaña a este post). ¿Y cómo consiguieron esta mejoría?

Pues bueno, se centraron en mejorar la compresión con pérdida de JPEG para lo que utilizaron un compresor de imágenes basado en el códec de código abierto VP8 - el mismo que utiliza WebM -, de lo que se deduce que WebP también es un formato abierto y libre (que está muy bien, es otro punto a su favor para convertirse en estándar, aunque no lo tendrá nada fácil. Otros, como Microsoft, ya intentaron destronar a JPEG en su día y no lo consiguieron).

Por el momento lógicamente los navegadores web no soportan este nuevo formato, lo que no tardará en solucionarse en Google Chrome ya que el mastodonte de las búsquedas trabaja en un parche para WebKit que lo hará compatible con WebP. Además de esto también preparan una herramienta en línea con la que se podrán convertir imágenes en otros formatos a WebP y el siguiente paso en el desarrollo del formato será añadirle soporte para transparencias.

Ahora la pregunta del millón es si WebP se consolidará o no. El tema de que se convierta en estándar es complicado, pero lo que sí que tengo muy claro es que si el resto de navegadores empiezan a implementar soporta para WebP (por ejemplo por que Google empiece a utilizarlo en un sitio tan grande como Picasa), los desarrolladores y demás gente de la red que trabaja con imágenes comenzará a comprimirlas en este nuevo formato ya que la reducción de peso es considerable.