Hace unas semanas escribí un post advirtiendo a los usuarios de Ubuntu sobre los peligros de los ciclos de lanzamiento de sólo seis meses. ¿Qué quiere decir esto? Que si tienes instalado Ubuntu y sale una nueve versión sólo seis meses después, muy probablemente te convenga soportar el hype y no actualizar, ya que apenas habrá mejoras. Pues bien, como no podía ser de otro modo instalé 10.10 y la verdad que por ahora tengo una buena opinión, si bien estoy esperando utilizarlo un poco más como para hacer una review correcta.

Mientras tanto, voy a contarles de una nueva polémica decisión de Mark Shuttlework, empresario que a fuerza de (a veces) imitar a Apple y de tomar decisiones controversiales parece querer seguir el camino de Steve Jobs. El día de ayer, el fundador de Canonical anunció que la próxima versión 11.04 de Ubuntu tendrá a Unity como escritorio por defecto en lugar del Gnome tradicional. Por si no lo sabían, Unity es la interfaz desarrollada por Canonical para netbooks y ha cosechado al momento pésimas críticas, al punto de que aún compañías que venden equipos con Ubuntu decidieron continuar vendiendo versiones anteriores del sistema operativo.

Claro que Canonical no tiene pensado lanzar exactamente la misma versión de Unity sino que piensan hacer las modificaciones pertinentes, ¿aunque qué significa esto? Mucha gente no utilizó la última versión de Ubuntu para netbooks por la enorme cantidad de problemas de la novedosa interfaz gráfica y es entendible, puesto que se trata de un proyecto bastante pero bastante nuevo. Ahora, si llega a suceder lo mismo con la versión de escritorio, sería un problema mucho más grande para Ubuntu, ¿no creen? Además, ¿qué hay del trabajo que venían realizando algunos miembros de la comunidad?

Aún así, la situación es más bien complicada, ya que dejando de lado las obvias críticas de la comunidad ante lo que no deja de ser todavía otra opción más, una especie de fork dentro de Gnome, la alternativa principal el año próximo pasaría a ser... GNOME Shell, la supuestamente revolucionaria versión de Gnome basada en Gnome 3.0 que a seis meses de su lanzamiento y tras varios retrasos, sigue pareciendo prácticamente inutilizable. Mientras todo el desarrollo parece estar centrado en KDE, somos muchos los que preferimos la interfaz sencilla de Gnome, aunque me parece que nuestro futuro está en problemas. ¿Qué dicen, confían en que Ubuntu pueda depurar Unity como para brindar una buena experiencia a los usuarios de Natty? A mí me parece demasiado arriesgado y me parece muy poco tiempo como para que lo logren, pero de ser así, ¿no creen que podría peligrar la aceptación general de Gnome Shell?

Vía: OMG! Ubuntu