Los mapas son unas cosa que me fascina, tanto por su innegable utilidad, y por el trabajo que representan, como por su valor estético. A menudo venimos a contarles novedades sobre mapas digitales, aplicaciones de navegación, es que la tecnología aplicada a la cartografía es una cosa que se nos ha vuelto vital. Pero hoy les traigo un proyecto más artístico que tecnológico: mapas donde las calles las marcan sus propios nombres.

Boston tipográfico

El proyecto está a cargo de Axis Maps, y les tomó dos años hacer los mapas de Chicago y Boston detallando fielmente sus calles, autopistas, parques, barrios y costas usando solamente tipografía. ¿Por qué se tardaron tanto? porque para hacer que las calles se vean como las reales, con todas sus curvas y particularidades, cada palabra fue ubicada a mano. Realmente una labor de amor como la describen sus creadores.

La idea salió de un pequeño mapa que hizo Andy Woodruff como invitación a una fiesta/direcciones para llegar todo en uno, usando sólo tipografía. Claro, luego le pareció que sería genial hacerlo con toda una ciudad, y así se puso a recrear Boston junto con sus colegas en Axis Maps. Como casi todos los proyectos locos involucrando mapas, se valieron de OpenStreetMap, el creciente mapa editable bajo Creative Commons, para obtener los mapas base de las ciudades.

Les dejo una galería, y si les gustan, los pueden comprar para tener ese maravilloso efecto de ver de lejos un mapa completo, y acercarnos y perdernos en las calles de palabras. Seguramente sean un éxito y según cuentan les queda todavía amor para dar, y se vienen nuevas ciudades para completar la colección: San Francisco, Nueva York y Washington DC.

Vía: Microsiervos