Como amantes de toda clase de dispositivos que somos, pensemos ¿qué suele venir de serie actualmente en todo gadget que se precie? Juegos. La distracción tras la principal función. Los smartphones, esos ordenadores de bolsillo cuya capacidad gráfica comienza a alcanzar cotas de impresión, han hecho eclosionar un sector cuyo crecimiento se antoja imparable.

Parece que fue ayer cuando la hoy cuestionable Nokia vendía terminales gracias a su Snake. Ahora Android e iOS como principales contendientes, luchan por un mercado, el de los juegos móviles, que ya temen grandes como Nintendo, Sony o Microsoft. No por nada los tres han ideado alternativas como DSi Ware, los Minis o, si apuramos, los Arcade e Indie Games de Xbox Live, que en breve alcanzarán la movilidad gracias a Windows Phone 7.

Según un estudio de Futuresource Consulting, los juegos móviles arrojarán beneficios por valor de más de 10.000 millones de dólares para 2014. Basta ver las cifras alcanzadas por la App Store en solitario en lo que llevamos de 2010: casi dos mil millones de dólares obtenidos por la venta de juegos, lo que representa un 30% de las ganancias totales del mercado. Un 10% de éstas proviene del Android Market y el 60% restante de otras plataformas de descarga en conjunto.

Dejemos hablar a Patrik Pfandler, analista a cargo del Futuresource Mobile Games Report llevado a cabo en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España:

No hay duda de que las apps jugables pagadas están liderando el mercado de los juegos móviles. Nuestras predicciones muestran de hecho que los juegos basados en apps representarán más del 95% de las ganancias de este sector en 2014, esto sin contar los contenidos premium adquiribles vía apps gratuitas.

El aumento de esta clase de contenidos es determinante para el éxito de los app games. En poco tiempo veremos una expansión notoria del modelo de negocio freemium, que nos permite descargar la aplicación base de forma gratuita para posteriormente cobrarnos por añadidos. A largo plazo comenzarán a cobrar importancia los juegos financiados por insertos publicitarios.

Sin ir más lejos, el otro día recogimos en AppleWeblog cómo uno de los principales desarrolladores de juegos para iPhone, Backflip Studios, recauda más de medio millón de dólares mensual únicamente con la publicidad inclusa en sus títulos.

La progresiva actualización de los smartphones, equipados cada vez con mejores procesadores, pantallas táctilers de mayor calidad, cámaras, más capacidad de almacenamiento, acelerómetros y GPS ha sido determinante para el éxito de los juegos móviles.

¿Por qué? Sencillo, ya no sólo vende la adicción sino también la originalidad que soportan las peculiares funcionalidades de estos terminales (juegos basados en geolocalización son un ejemplo) así como el poderío gráfico que empieza a quedar patente en demos técnicas como Epic Citadel.

Podríamos ir más allá y afirmar no sólo que los juegos móviles sean fructíferos por inscribirse en dispositivos a la última, sino que la venta de smartphones está acrecentándose (el estudio prevee un 50% más de usuarios a finales de año) precisamente por la popularidad de esta clase de aplicaciones.

Curioso que el mismo día que los analistas lanzan tan positivos augurios, se filtre el rumoreado teléfono Playstation. Parece que los gigantes del videojuego hacen bien al temer a un mercado que ofrece inmediatez y precios imposibles de igualar...