El gobierno libio, al que pertenece por derecho el dominio '.ly' ha embargado otro, vb.ly sin previo ni aviso, sin informar y sin dar demasiadas explicaciones al respecto salvo que contradice la ley islámica al mostrar la fotografía que tenéis a la derecha. Hace tiempo, cuando Twitter acaba de pegar su primer gran boom mediático y a nivel de usuarios y no se hablaba prácticamente de otra cosa, otros de los servicios que empezaron a proliferar como setas fueron los llamados acortadores de URL, servicios que como muchos sabréis enmascaran una URL, normalmente larga y tediosa, dentro de otra mucho más corta, más sencilla y más fácil de recordar, todo esto motivado por la limitación de los 140 caracteres que tiene Twitter. Por Abril de 2009, Eduardo escribió un artículo hablando sobre el punto único de fallo que tienen todos estos servicios.

Es curioso, pero justo uno de los inconvenientes que mencionaba ha venido a cumplirse casi un año y medio más tarde, el gobierno libio les ha quitado el dominio y todas las direcciones que funcionaban con vb.ly han dejado de funcionar instantáneamente, así de simple y así de aterrador al mismo tiempo. Porque con todo el respeto que se merece vb.ly su nombre recuerda sospechosamente a otro mucho más conocido, de hecho quizá el más conocido, y mucho más usado: bit.ly.

Siendo estrictos, ninguna de estas páginas alberga material que pueda ir en contra del código islámico, pero sí que alberga los enlaces a esos contenidos, justo donde parece estar el punto problemático. No se sabe muy bien si el caso de vb.ly ha sido únicamente puntual o si va a expandirse a más servicios, pero una cosa está clara, si el gobierno libio decide, por el motivo que sea, borrar del mapa a bit.ly se va a liar una muy gorda, ya lo veréis.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.