El día de ayer el tío Jobs, carismático jefazo de Apple, criticó sin pelos en la lengua a varios de sus principales competidores en la presentación de los resultados económicos para el Q4 de la compañía que dirige. Concretamente, entre otras cosas, y de manera muy resumida (si alguien quiere escuchar todo lo que dijo en la web de Apple ya está el audio de la keynote) le arreó a Android con entre otros el trillado argumentos de la fragmentación y también a todos los fabricantes que han apostado por tablets de 7 pulgadas diciendo simple y llanamente que fracasarán ya que son demasiado pequeñas.

Pues bien, como era de esperar, las respuestas a las mentadas críticas no se han hecho esperar y han llegado desde todos los frentes. Por ejemplo Jim Balsillie, CEO de RIM, publicó un post en el blog oficial de BlackBerry en el cual entre otras cosas dice que:

Los consumidores se están cansando de que Apple les diga cómo tienen que pensar. Quienes vivimos fuera de su campo de distorsión, sabemos que las tablets de 7 pulgadas van a copar gran parte del mercado y que el soporte de Adobe Flash realmente importa a los usuarios que quieren una experiencia web real.

También sabemos que, mientras Apple intenta perserverar una plataforma cerrada en su propio beneficio, los desarrolladores quieren más opciones y lo clientes acceso completo a todos los resquicios de su dispositivo.

Otro que al igual que Jim también contestó a Jobs fue Andy Rubin, uno de los artífices de Android, mediante un irónico tweet en su cuenta de Twitter que deja meridianamente claro qué es ser libre --Jobs comentó que el debate “abierto vs. cerrado” es una cortina de humo y que los de Google son unos “falsos” al decir que iOS es cerrado y Android completamente abierto--. Por último Iain Dodsworth, CEO de TweetDeck, también ha contestado a Jobs --este utilizó el programa y los supuestos problemas que sus desarrolladores tuvieron a la hora de llevarlo a todos los teléfonos Android como prueba de los inconvenientes que genera la fragmentación del sistema operativo-- diciendo que desarrollar para Android no les ha causado ningún problema.

¿Conclusión? El que siembra vientos recoge tempestades y en esta ocasión bien merecidas además, no era ni el momento ni el lugar y muchas de las críticas de Steve Jobs carecían de fundamento (como que algunas estaban basadas en datos erróneos). Por otro lado esta actitud de Jobs de atacar a la mínima a la competencia me parece completamente estúpida y contraproducente para la compañía que capitanea.

Vía: Gizmóvil