Durante un breve periodo de tiempo, y coincidiendo con la caída de Napster una vez empezó a enfrentarse a múltiples demandas judiciales, hubo un programa de intercambio de archivos, en la famosa era dorada de los P2P que brilló con luz propia: Audiogalaxy hasta que en 2002 las múltiples demandas judiciales la dejaron prácticamente cerrada, aunque se reencarnó en Rhapsody, otro servicio similar que corrió la misma suerte. Pero ahora, ocho años más tarde, Audiogalaxy acaba de reinventarse en un interesante servicio de música por streaming que no es que permita, al estilo de Spotify miles de canciones con sólo una conexión a internet, sino escuchar aquellas que ya tenemos, es decir, hacer un streaming 'cerrado' de nuestra propia biblioteca musical.

El concepto no es nuevo, y algunas aplicaciones como Zumocast ya permitían hacerlo en el iPhone y en el iPad con algunas limitaciones. Lo mejor que tiene es que está disponible tanto para iOS (iPhone y iPad) como para Android (para mí, hoy en día apostar por sólo una de estas plataformas, como ocurre con algunos programas, lo considero un craso error) y que el servicio funciona increíblemente bien incluso con velocidades de conexión bajas, con una conexión ADSL de 1Mb no he tenido ningún problema, y con una GRPS en el iPhone cuando no tenía cobertura 3G, salvo un par de cortes ocasionales, tampoco. Funciona vía WiFi, obviamente, o vía 3G, con sólo instalar un pequeño programa que se queda ejecutando en segundo plano tienes acceso a toda tu música (local) prácticamente desde cualquier lugar.

Aparte de las plataformas móviles también puedes acceder a tu colección de música desde cualquier navegador introduciendo tu nombre de usuario y tu contraseña en su página web. No vamos a engañarnos, no es la última maravilla con la que nos sorprende internet, sobre todo porque con una cuenta de Spotify premium, por ejemplo, tenemos acceso a esa misma música y a millones de canciones más, pero para ser una solución gratuita, que funciona de manera aceptable, y que es el legado de lo que un día fue Audiogalaxy la aplicación está realmente bien.

La funcionalidad extra, la que yo le pediría porque no he visto en ningún sitio y que le daría el toque que necesita para desmarcarse de la competencia es que se pudiese 'invitar' a nuestros amigos para que tengan acceso a nuestra biblioteca musical, pudiendo hacer streaming de toda nuestra música y permitiéndoles incluso a ellos que creen listas de reproducción en base a las canciones que ya tenemos. Siempre puede hacerse de manera manual y le pides el permiso (y la contraseña) a un par de amigos para tener acceso a su biblioteca musical, pero no es lo mismo. Si te pones a escucharla ya sea desde el iPhone, el iPad, un Android o el navegador, seguro que acabas encontrando alguna que otra sorpresa interesante en forma de canción. No es, ni mucho menos, la sombra de lo que un día Audiogalaxy fue, pero para ser una reencarnación, la verdad es que no está nada mal.

Via: Download Squad