Apple, siempre tan cuidadosa de mantener las virtudes y las buenas costumbres en los usuarios de sus productos, ha patentado un sistema para evitar el sexting en sus dispositivos. Al parecer, a la empresa no le gusta que se mancillen sus teléfonos con comentarios de alto contenido sexual -- sobre todo entre los menores, donde es un fenómeno habitual.

La patente fue solicitada en 2008 bajo el título "Control de comunicaciones textuales para un dispositivos de comunicación personal". Aunque suena como algo simple, la idea subyacente es censurar algunos términos en los mensajes que intercambia el usuario. El argumento, como siempre, son los niños (¡los niños, alguien piense en los niños!). El objetivo de este mecanismo de control es evitar a toda costa que los más chicos envíen o reciban mensajes con "lenguaje parentalmente objetable".

De acuerdo con la patente, se trataría de una aplicación que permitiría a los padres de familia determinar qué palabras no puede recibir su hijo por el móvil, evitando que mande o reciba mensajes que contengan esos términos. Esta aplicación también alertaría a los padres cuando estas palabras prohibidas sean empleadas. De este modo, el administrador podrá elegir entre sustituir el término utilizado por uno más amigable, o incluso borrar automáticamente la conversación.

Ya sabemos cómo se las gastan los preocupados padres de familia de Estados Unidos. En este sentido, Apple se ha alineado siempre de su lado, con acciones que van desde cerrar las puertas a la pornografía en la App Store, hasta censurar un webcómic por un desnudo artístico. ¿Es que en Apple están preocupados por la inocencia de los chiquillos? No, simplemente es otra jugada (muy válida) para ganarse simpatías en el mercado. Así que si quieren seguir con sus mensajes picantes, ya saben lo que diría el tío Steve: vayan ahorrando para comprarse un teléfono con Android.

Via: The Daily Tech