¿Cuáles son los dispositivos necesarios para crear sistemas hombre-máquina autoregulados? Esta autoregulación debe funcionar sin ayuda de la consciencia para cooperar con los controles homeostáticos autónomos del cuerpo humano. Para el funcionamiento complejo, externo, extendido e integrado como un sistema homeostático inconsciente, proponemos el término "Cyborg". [M. Clynes y N. Kline, Cyborgs and Space, 1960]

Así es. Hace 50 años que el término cyborg --organismo cibernético-- existe entre nosotros. Fue en septiembre de 1960 cuando el neurocientífico Manfred Clynes y el psiquiatra Nathan Kline lo dieron a conocer por primera vez en su "Drugs, Space and Cybernetics" que luego fue retomado en "Cyborgs and Space" que aún podemos hallar en versión electrónica. En principio, tal hibrído hombre-máquina fue concebido por sus autores como un ser capaz de cumplir con los requerimientos básicos de un medio ambiente extraterrestre. De acuerdo con ellos, eso "sería más lógico que proveerles de un ambiente terrestre en el espacio".

Bajos esos términos, el cyborg es un ser humano con capacidades electromecánicas y/o biológicas extendidas y no uno con súper poderes listo para luchar en contra del mal.

Ahora bien, cualquier lista sobre cyborgs en el arte y la ciencia sería insuficiente e injusta. Sin embargo, con el ánimo de homenajear la llegada de la palabra cyborg quiero compartirte 5 de ellos que considero personalmente entrañables. A medio siglo del concepto de Cyborg, dime ¿cuáles son los tuyos?

1. The Six Million Dollar Man (1974)

Nunca olvidaré el curioso sonido que implicaba alguno de sus audaces saltos o bien sus "veloces" movimientos. ¿Recuerdan sus ojos de visión nocturna? Por cierto, siempre estuve intrigado por su relación con The Bionic Woman.

2. RoboCop (1987)

Un policía reconstruido, mejorado, extendido para cumplir con su deber de salvar una ciudad. Un justiciero hombre-máquina que limpiará el camino para la llegada de la utópica "Delta City"... Debo confesar que siempre temí vivir en una ciudad como la decadente Detroit retratada por Paul Verhoeven.

3. Darth Vader (1977)

Aunque no soy fan de la saga de Star Wars (acepto las implicaciones de esta afirmación), debo decir que la oscura figura de Vader sólo era superada en fascinación por la voz profunda y grave que le confirió James Earl Jones. Quizá estemos ante uno de los dos o tres cyborgs más relevantes de la cultura popular.

4. Inspector Gadget (1983)

Invención, investigación y diversión. Este trio de ingredientes conquistaron mi imaginación durante la niñez. (De la película derivada no quiero hablar.)

5. Shinji Ikari (1995)

Esta inclusión puede ser polémica. Shinji conduce un robot gigantesco llamado Eva y sólo lo puede conseguir gracias a la extrema comunión biológica, neurológica, que tiene con él. Shinji y el Eva son uno en la batalla. El primero extiende su ser y se encuentra/explica a sí mismo sólo a través del segundo. Por eso creo que ambos conforman un cyborg.