Death and The Powers

El proyecto Death and the Powers se viene gestando en el Media Lab del MIT hace unos diez años. Se trata de una ópera tecnológica, donde cantantes y robots interactúan en escena.

La cabeza detrás de la idea de la música de esta obra es Tod Machover profesor del Massachusetts Institute of Technology, cuyo proyecto interactivo Brain Opera fue el precursor de las tecnologías que ahora impulsan los videojuegos Guitar Hero y Rock Band.

No se trata de simples robots y pantallas programadas para comportarse de cierta manera, lo novedoso aquí es lo que Machover llama "interpretación incorpórea", software creado en su grupo Opera of The Future por dos estudiantes de doctorado Peter Torpey y Elly Jessop, que mide algunos aspectos de la interpretación de un cantante, como volumen y tonalidad, pero también otros como las tensión muscular y los patrones respiratorios que pasan a formar parte del espectáculo a través de los OperaBots, en la forma de paredes, luces, candelabros y sonidos, y ayudan a contar la historia.

Es que la historia se presta para estas manifestaciones robóticas de un ser humano. La trama se desarrolla en un futuro donde no quedan casi humanos y gira en torno a Simon Powers, un inventor que quiere asegurar su legado y vivir para siempre en la tecnología, para esto crea "El Sistema" que le posibilita descargar sus recuerdos y personalidad al mundo físico, este Sistema es el que cobrará vida desde la interpretación del cantante fuera de escena. Así el escenario y sus elementos robóticos se convierten en un personaje más.

En este video pueden ver a Machover contar un poco sobre la historia y la inspiración del proyecto como una forma de usar la tecnología para que la audiencia se sienta más cercana a los artistas, cosa que opina que el teatro no ha podido lograr en sus intentos. También se puede ver a los OperaBots en acción.

El estreno será en Mónaco a fines de septiembre, y en marzo se presentarán en Estados Unidos. Ojalá hagan un tour que los lleve por otros lados, a mi me encantaría ver esta experiencia. Antes de la aparición del cine, era la ópera la forma de arte más innovadora en cuanto a efectos visuales apoyados por la tecnología del momento, tanto los científicos del MIT como la gente del mundo de la ópera están muy entusiasmados con este proyecto y la nueva vida que le puede inyectar a esta actividad musical. Año a año me asombro con las puestas visuales cargadas de tecnología que traen los artistas de rock y pop en sus giras por aquí, ver tecnología integrada de esta forma a la interpretación en algo tan dispar como podría parecer la ópera suena y se ve muy interesante.

Vía: Popsci

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.