Pocas veces en este último tiempo un proyecto logró captar tanto la atención como Diaspora. Nosotros mismos, aquí en Hipertextual hemos dedicado varias entradas a esta alternativa descentralizada a Facebook y, personalmente, estaba más que entusiasmado. Me llamó poderosamente la atención que el día de antes de ayer su lanzamiento apenas fue tratado en los medios. Los blogs especializados lo publicamos, por supuesto, pero en general me pareció que dejando de lado un nicho en particular, algo del hype se había perdido. De todos modos, lo que hicieron los cuatro estudiantes fue liberar el código, en tanto la primera alpha vería la luz el próximo mes de octubre, pero parece que Diaspora no ha sobrevivido ni un solo día.

Uno de los objetivos de la liberación del código fuente es que la comunidad entera tenga acceso y pueda colaborar, corregir problemas, aportar ideas, mejorarlo. Una cosa es que la aplicación todavía esté "verde", que reste mucho trabajo para una versión estable y que haya uno que otro agujero de seguridad, pero aparentemente el código de Diaspora es un verdadero campo minado. Al momento (y sin la participación de expertos de seguridad) ya ha sido posible hacerse cargo de cuentas ajenas, hacerse de amigos sin permiso y eliminar contenidos de otros usuarios, en tanto tendría errores más que básicos en desarrollo web.

Y si bien "son sólo cuatro estudiantes", estuvieron un buen par de meses trabajando en el proyecto, contando además con la ayuda de notables colaboradores y de la suma de 200 mil dólares, lograda mediante donaciones en todo el mundo. Mucha gente decidió colaborar, yo mismo lo hubiera hecho si en Kickstarter aceptaran Paypal como modo de pago. Pero no sólo es susceptible ante muchas vulnerabilidades (una de ellas, el "Oracle Padding Attack" será demostrada el día de hoy en la EkoParty en Argentina), sino que los problemas trascienden lo técnico.

Diaspora es completamente FLOSS, pero quienes deseen contribuir deben firmar un contrato en el que acurdan ceder parte de la autoría del código al equipo de Diaspora. Y si bien es más que bueno para mí que esté liberada con una licencia AGPL, le puede jugar en contra a la red social el hecho de que no se le pueda realizar ninguna modificación sin reportar los cambios, teniendo en cuenta la competencia que tendrá. Teniendo en cuenta el desastre que parece ser el código, alojado en GitHub. Ante tantos problemas, ¿lograrán recrear el entusiasmo, corrigiendo además todos los errores? (¿Y serán para tanto los errores?).

Vía: The Register